Preparación para el Matrimonio (0.12)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

En nuestro País y casi nos atreveríamos a decir que en muchas partes del Mundo existe un círculo vicioso que es urgente romper haciendo uso de nuestra Inteligencia.

Ha aumentado sobremanera el número de divorcios y la delincuencia juvenil, esto es resultado de que en el seno Familiar, los padres no han podido educar bien a sus hijos. Y no los han podido educar como se debe, porque a su vez a ellos tampoco les dieron buena educación sus respectivos Padres.

Por lo tanto, urge rescatar y reiniciar una generación de Matrimonios, Padres y Familias con los valores más básicos y fuertes. Amor, Respeto, Compromiso, Fidelidad, Integridad, solo por mencionar unos cuantos.

Esto es un trabajo que solamente se puede hacer en equipo. Un equipo de Mujeres luchadoras y Hombres guerreros comprometidos que se deben preparar por todos los medios a su alcance para rescatar los más elementales valores.  Y de aquí en adelante promover esa doctrina de excelencia en la educación y preparación de los demás. Solo así se romperá este círculo vicioso global.

Un trabajo del equipo mas comprometido del Mundo, pura gente que se precie de pertenecer a la raza humana. Personas comprometidas que saquen desde el fondo de su existencia, el coraje necesario para cambiar el destino que triste y violentamente nos está absorbiendo. Un equipo que merecerá el nombre de ejército de Dios.

Hoy es el momento preciso de sacar ese coraje del lugar donde se encuentra dormido y utilizarlo de manera prodigiosa.

¿Qué se dirá de nosotros en un futuro cercano? ¿Se dirá que hicimos algo realmente importante y eficaz para salvar a nuestra sociedad o…. que le dimos la puntilla con nuestra indiferencia? ¿Se dirá que nos sentamos a esperar el más grande de los milagros sin hacer absolutamente nada?

Si nos descuidamos, a este mundo se lo va a llevar el demonio, dependerá de nosotros y de nadie mas que así no suceda.

Estamos en el medio de una batalla contra el mal y contra nosotros mismos. Si cambiamos de actitud y nos comprometemos, la lucha será sólo contra el mal y eso ya será muchísima ganancia.

Es momento de demostrar de qué estamos hechos, lo único que nos queda por hacer de aquí en adelante es puro trabajo bajo presión, y la única salida que tenemos es salir victoriosos. ¡Definitivamente no hay de otra!

No será fácil, no será rápido, no hay ninguna garantía, pero sin lugar a dudas…valdrá 100% la pena. ¡Tú, tu prometido(a), Nosotros, la Iglesia Católica!¡El Ejército de Dios en Acción!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Aquí estamos nosotros y ustedes separados por el tiempo y el espacio, pero con el mismo objetivo: lograr ser Matrimonios duraderos y felices.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.