Espiritualidad (10.10)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Dios Nuestro Señor siempre nos escucha, de eso no hay duda. Y siempre también nos responde, aunque a veces se tarda un poco. Pero sí es muy necesario estar en la misma “Sintonía Espiritual”, para poder discernir sus respuestas.

Analicemos la siguiente Cita Bíblica, la cual nos da “La Clave”, para poder comunicarnos con Dios Nuestro Señor:

1ª. Corintios 2, 14: “El que no es espiritual no acepta las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son tonterías. Y tampoco las puede entender, porque son cosas que tienen que juzgarse espiritualmente”. Esta es palabra de Dios.

Debemos tomar en cuenta que sus medios de respuesta son espirituales y por lo tanto, no siempre son los medios que estamos esperando:

–Algunas veces nos habla por medio de lo que dice alguna persona cercana a nosotros, sin esperarlo, sin buscarlo, sin desearlo, simplemente se da.

–Es necesario estar atentos a cualquier señal espiritual que percibamos fuera de lo normal. Algunas veces también por medio de la naturaleza o algún evento sencillo, pero muy representativo, relacionado con la respuesta que estamos esperando.

Habacuc 2, 1: “Estaré atento y vigilante, como lo está el centinela en su puesto, para ver qué me dice el Señor y que respuesta da a mis quejas”. Esta es palabra de Dios.

““Cuentan que una vez una persona estaba a punto de morir en una inundación, y fervorosamente le pidió Dios que lo salvara. En eso llegaron por Él unas personas en una lancha y le dijeron: <súbete, aún hay lugar para ti>, a lo que Él les contestó: <no gracias, Dios me salvará>. Después de un rato, cuando ya el agua estaba por ahogarlo, arribó un helicóptero y le tiraron un escalera de cuerdas al mismo tiempo que le decían: <venimos por ti, súbete>, pero Él volvió a contestar: <no gracias, Dios me salvará>.

Irremediablemente se ahogó y llegó al Cielo, e inmediatamente le preguntó al Señor Todopoderoso:<Dios mío, te pedí que me salvaras de morir, confié en ti y no recibí tu ayuda>. Dios Nuestro Señor le contestó pausadamente: <No puedes decir eso, ya que te envié una lancha y un helicóptero especiales para Ti>””.

Aparte de estar atentos y juzgar con discernimiento espiritual, también es necesario tener Docilidad, lo cual se refiere a aceptar las propuestas de Dios, ya que Él sabe perfectamente lo que nos conviene. Dios no nos dará nunca algo que algún día nos cause daño o a nuestra Familia.

Hombre y Mujer Comprometidos, créanle a Dios Nuestro Señor que en la medida que dialoguen con Él, confíen en Él y hagan lo que Él les diga, en esa medida seguirán en Comunión con Él, para juntos los 3 perseverar en el objetivo tan largamente abrazado de ser un Matrimonio consagrado a Dios Omnipotente y Misericordioso.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, enséñanos a orar para empezar hoy con perfección un camino que nos conducirá directamente hacia Ti. Queremos platicar contigo todo el tiempo, en las buenas y en las malas, porque estamos seguros que contamos con tu Amor y protección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.