Espiritualidad (10.11)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

““En este espacio y preciso momento, cabe aclarar que el “Ser Espiritual” no les impedirá gozar de todas las alegrías, celebraciones y entretenimientos a los que están ya pensando en disfrutar. Simplemente que ahora lo harán: “A la manera que Dios lo manda” y créanle a Dios que los disfrutarán aún más que antes, pues les sabrán tomar un sabor diferente, un sabor saludable en lo Físico, en lo Mental y en lo Espiritual””.

Dice así una de las espléndidas “Promesas de Dios”, que vienen en la Sagrada Biblia:

San Mateo 7, 11: “Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡Con cuánta mayor razón el Padre de ustedes, que está en el Cielo, dará cosas buenas a los que se las pidan!”. Esta es palabra de Dios.

Ahí está esa gran promesa, y ¡por escrito! La Vida nos ha enseñado que Dios siempre responde afirmativamente a nuestras peticiones de 3 maneras principales:

1—Dice que Sí a nuestra petición, y nos da una respuesta inmediata y tal como se la pedimos o aún mejor.

2—Dice que Sí a nuestra petición, solo que se toma un poco de tiempo, antes de que nos la conceda, guarda un poco de silencio. Tal vez sea porque aún nos estamos preparados para recibirla y nos da la oportunidad de madurar un poco más.

3—No responde inmediatamente a nuestra petición, pero nos ama tanto que nos propone una versión modificada de nuestra petición, y nos prepara para que aceptemos sus designios y los veamos como la más conveniente mejor opción.

En esta última parte, muchas de las veces no entendemos porqué o para qué sucedieron así las cosas, pero el tiempo se encarga de explicarnos que debió suceder así, porque de esa manera funcionará mejor nuestra Vida. Así que después de un tiempo quedamos enteramente satisfechos, sin lugar a dudas.

Un regalo que nos hará mucha falta para asegurar que nuestra comunicación con Jesucristo Nuestro Señor sea de lo mejor es: “El Espíritu Santo de Dios”, y afortunadamente lo tenemos ganado, solo tenemos que dejarlo actuar en nuestras Vidas y aprovechar para bien sus Dones, sus Frutos y sus Carismas. Acerca de este tema hay muchísima información, tanto en la Sagrada Biblia, como en el Catecismo de la Iglesia Católica (CIC).

San Lucas 11, 13: “Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡Cuánto más el Padre del Cielo, dará su Espíritu Santo a los que se lo pidan!”. Esta es palabra de Dios.

Hombre y Mujer Comprometidos, los invitamos a conocer más acerca del Espíritu Santo, que como su nombre lo dice hará que todas las cosas que emprendan, tengan el apoyo y el toque Divino y Espiritual, que trae consigo ser guiado y patrocinado por el Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es esencial para alcanzar la tan ansiada Espiritualidad, que nos ayudará a “Ser la diferencia”, que tanto hace falta para que este mundo sea un mejor lugar para vivir. “Ser la diferencia” nos pone con la gran responsabilidad de ser Auténticos y no dejarnos arrastrar por nada que el mundo corrupto y libertino patrocine.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti ya tu pareja!

Señor Jesucristo, enséñanos a orar para empezar hoy con perfección un camino que nos conducirá directamente hacia Ti. Queremos platicar contigo todo el tiempo, en las buenas y en las malas, porque estamos seguros que contamos con tu Amor y protección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.