Espiritualidad (10.4)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Es difícil imaginar la Eternidad cuando se construye solamente con lo que han visto nuestros ojos. La eternidad es el espacio de tiempo que no tiene fin, que nunca se acaba.

Por lo que podemos suponer o concluir que la Vida en La Tierra es tan solo un vistazo de tiempo. El tiempo que tarda un suspiro en aflorar.

Hay una frase en una película, que más  o menos dice así: “Cuando quieras imaginar algo muy extenso: multiplícalo por el infinito y llévalo hasta el fin de la eternidad y apenas tendrás una pequeña idea de lo que se trata”

San Mateo 28, 20: “Por mi parte, Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”. Esta es palabra de Dios.

Jesucristo Nuestro señor, nos promete estar con nosotros sus Fieles, hasta el fin del mundo o sea siempre.

En cambio, cuando imaginamos la Eternidad, con los ojos del Alma, de manera espiritual, es muy fácil aceptar, preferir y luchar por la Vida Eterna que nos espera compartiendo la Gloria de Dios.

El tiempo que se nos ha otorgado en este planeta Tierra, es un tiempo de preparación, reflexión y de decisiones fundamentales. Para que nuestro arribo a la Gloria de Dios sea 100% voluntario, o sea porque así lo hemos querido.

Dios Nuestro Señor no quiere a nadie a la fuerza en la Gloria Eterna, quiere que vayamos bien convencidos de que es la mejor Decisión que pudimos haber tomado. Quiere que deseemos estar con Él, y lleguemos junto a Él, amándolo, con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente, con toda nuestra alma y con todas nuestras fuerzas.

Hombre y Mujer comprometidos, todos estamos llamados a formar parte del ejército de Dios, aquí en la Tierra, llevando la Buena Nueva, sus promesas y su palabra hacia todos nuestros semejantes. Así como Él lo hizo en innumerables ocasiones en sus 3 años de evangelización.

–Es nuestra Decisión, y de nadie más, si queremos dejar por el camino: “Nuestra Huella Cristiana, en el nombre de Dios Todopoderoso”.

–Es nuestra Decisión, y de nadie más, ¿cuándo? queramos empezar a hacerlo. Lo ideal es empezar desde que tenemos uso de razón o a más tardar en nuestra mayoría de edad. Porque nadie sabe el día ni la hora en que tengamos que partir de este mundo.

–Es nuestra Decisión, y de nadie más, que seamos Luz en nuestra futura Familia, para que no nos perdamos en este mundo de tinieblas que nos ha tocado vivir.

–Es nuestra Decisión, y de nadie más, si preferimos sólo un suspiro de tiempo con goce mundano temporal, o una Vida Eterna con gozo glorioso y Espiritual, participando de la grandeza de Dios.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, enséñanos a orar para empezar hoy con perfección un camino que nos conducirá directamente hacia Ti. Queremos platicar contigo todo el tiempo, en las buenas y en las malas, porque estamos seguros que contamos con tu Amor y protección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.