Clichés y Noviazgo (11.13)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Novio y Novia los invitamos a hacer suya la frase propuesta en lecciones anteriores: “Puros hasta el altar y Fieles hasta la muerte”.

Háganla suya contra viento y marea, y verán su recompensa plagada de plenitud, felicidad y realizaciones personales, matrimoniales y familiares.

Uno de los objetivos más importantes del Noviazgo, definitivamente es: “Sentar las bases de cómo nos vamos a conducir en nuestra Vida Juntos”, viviendo el Matrimonio a plenitud como Dios Nuestro Señor lo diseñó para nosotros.

¿Queremos vivir nuestra Vida Juntos con superficialidad? Entonces desde el Noviazgo, actuemos llevando el placer como nuestro estandarte. ¡Como lo único que importa! Luego no nos quejemos de que nuestra pareja no nos respeta. ¿De novios sembraron solo sensualidad?, más adelante cosecharán egoísmo y aburrimiento, pues ya nada los llena.

¿Queremos que nuestra Vida Juntos este rebosante de libertinaje? Entonces desde el Noviazgo practiquemos la concupiscencia sin que nos importe el futuro. Luego no nos quejemos de que nuestra pareja nos es infiel a cada rato. ¿De Novios sembraron bajas pasiones?, más adelante cosecharán indiferencia y desinterés, pues ya estarán hastiados uno del otro.

Por el contrario:

¿Deseamos que nuestra Vida Juntos este en concordancia con los preceptos de la Ley de Dios? Entonces desde el Noviazgo, conozcamos, convenzámonos y acordemos mutuamente conducirnos mediante las Leyes del éxito Matrimonial que nos manda Dios Nuestro Señor. Estaremos dando pasos firmes y seguros para nuestra realización como excelentes Esposos, Padres de Familia y guerreros del ejército de Dios.

¿Deseamos que nuestra Vida Juntos sea una constante Victoria sobre el Mundo y sus adversidades? Entonces desde el Noviazgo, preparémonos para adquirir las Virtudes, el Carácter y el Espíritu de lucha necesarios para nunca más temer a lo desconocido. Consagrados a Dios, estaremos adquiriendo las Armas y Herramientas para salir siempre adelante, juntos y fortalecidos.

Hombre y Mujer comprometidos, sigamos sentando las bases que regirán nuestras Vidas, nuestro Matrimonio y nuestra Familia:

1–¿Queremos tener Privilegios?, entonces sepamos que también habrá numerosas Responsabilidades.

2–¿Luchamos por tener Derechos?, entonces preparémonos para afrontar también las Obligaciones equivalentes.

3–¿Creemos que merecemos ciertas Concesiones?, entonces demos por hecho que a la par debemos cumplir con los Compromisos intrínsecos.

4–¿Aspiramos a tener un Matrimonio ejemplar y un modelo de satisfacción?, pues aceptemos que eso sólo se logra con trabajo duro en un equipo dirigido por Dios.

5–¿Queremos tener una Familia sana y responsable?, entonces estemos listos para dar el mejor de los ejemplos y liderar con hechos constructivos.

6–¿Es nuestra meta ser Felices?, pues esforcémonos por adquirir las Virtudes que nos darán el Carácter necesario para darle el justo Valor a todas las cosas. Fortaleza, Justicia, Sabiduría, Templanza, Paciencia.

Y recuerden siempre: “Puros hasta el altar y Fieles hasta la muerte”.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, ayúdanos a que en nuestra relación de Noviazgo se logren los objetivos para lo que fue creado: conocimiento y aceptación mutua, acuerdo del proyecto de Vida juntos, preparación en saber lo que nos espera, y una fuerte convicción de que nos guías como Padre Amoroso que eres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.