Razones Correctas (12.11)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

El punto principal aquí es la “Presión Social”, la cual nunca debe ser ni será una Razón Correcta para inducir el casamiento.

Si bien es una Verdad Absoluta que Dios Nuestro Señor quiere que el Hombre y la Mujer cooperen en la Misión de preservar el Matrimonio, tal y como lo instituyó de viva voz:

Génesis 1, 27-28: “Dios creó al Hombre a imagen de Dios, lo creó Varón y Mujer, y los bendijo diciéndoles: procread y multiplicaos y llenad la tierra”. Esta es palabra de Dios.

C.I.C. # 1604: “Dios que ha creado al hombre por Amor lo ha llamado también al Amor, vocación fundamental e innata de todo ser humano. Porque el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios (Gn 1,2), que es Amor (1 Jn 4,8.16). Habiéndolos creado Dios Hombre y Mujer, el Amor mutuo entre ellos se convierte en imagen del Amor absoluto e indefectible con que Dios ama al Hombre. Este Amor es bueno, muy bueno, a los ojos del Creador (Gn 1,31). Y este Amor que Dios bendice es destinado a ser fecundo y a realizarse en la obra común del cuidado de la creación. «Y los bendijo Dios y les dijo: «Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sometedla”» (Gn 1,28)”.

También es una Verdad que, si algunas personas se quedan solteras, a Dios Nuestro Señor también le satisface esta otra vocación del Hombre y la Mujer, siempre y cuando se queden así para honrarlo y agradarlo:

1ra. Corintios 7, 32-35: “Yo quisiera verlos libres de preocupaciones. El que no se ha casado se preocupa de las cosas del Señor y de cómo agradarle. No así el que se ha casado, pues se preocupa de las cosas del mundo y de como agradar a su Esposa, y está dividido. De igual manera la mujer soltera y la virgen se preocupan del servicio del Señor y de ser santas en su cuerpo y su espíritu. Mientras que la casada se preocupa de las cosas del mundo y de agradar a su Esposo. Al decirles esto no quiero ponerles trampas; se los digo para su bien, con miras a una Vida más noble en la que estén enteramente unidos al Señor”. Esta es palabra de Dios.

“A buen entendedor, pocas palabras”. Como pueden notar, realmente está muy claro. En este punto: “Conversen bastante con Dios Nuestro Señor, confíen plenamente en Él y sepan que Él siempre los escucha y atiende, y además nunca nos falla ni tampoco se equivoca”. “Él es así de Perfecto y Sabio”.

Hombre y Mujer Comprometidos: Les recordamos que una característica importante del Matrimonio es que haya un Libre Consentimiento de ambos, lo cual queda claro en la Ceremonia, cuando el sacerdote les hace la pregunta siguiente: ¿Han venido aquí a contraer Matrimonio, por su libre y plena Voluntad y sin que nada ni nadie los presione? Igualmente importante es el auto convencimiento propio de que este es su deseo más grande de ambos.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, muéstranos el Camino, pues queremos seguirte; enséñanos la Verdad, pues no queremos equivocarnos; y tómanos a mi pareja y a Mí, fuertemente de tu mano bendita para no alejarnos de esta Vida que nos permitirá permanecer contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.