Razones Correctas (12.14)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

En la lección # 12.12 hablábamos de la “Afinidad”, que se traduce en “Parentesco de Espíritu”. Ese Plano donde por fin nos damos cuenta de que nuestra pareja tiene Sentimientos, Mente, Corazón, Alma, Espíritu. Y que todo esto produce una serie de combinaciones que dan como resultado los deseos, las ilusiones, las esperanzas, las alegrías, las tristezas, y algunas veces penas y decepciones.

Ya que viene al caso repasemos y si es posible memoricemos y practiquemos otro de los “7 Postulados de Oro del Amor Verdadero: “Pasar al plano espiritual lo más pronto posible para asegurar una relación de Almas, aquí en La Tierra”.

Sabemos por otro lado que, en las relaciones humanas normales y sanas, no todo es siempre Felicidad y Miel. Siempre hay y seguirá habiendo un poco de todo.

“Así como una Casa es algo material y el Noviazgo la mayoría de las veces, es algo Corporal. Así también un Hogar y el Matrimonio son dones que se construyen con Amor, Esfuerzo, Dedicación, Alma y Espíritu”.

–No hay Hogar que no haya empezado con los sueños de una pareja que se amaba y respetaban con sublime fidelidad.

–No hay Hogar que no haya tenido un inicial deseo ferviente de verlo convertido en realidad.

–No hay Hogar que no haya sido construido a partir de las más sinceras ilusiones de un fuerte equipo Hombre-Mujer Comprometidos.

–No hay Hogar que no haya sufrido penas y decepciones durante sus diferentes etapas de edificación.

–No hay hogar que no haya sido levantado sobre cimientos fuertes de tristeza y alegría combinados.

Hombre y Mujer Comprometidos: “Nunca se conformen con vivir en una triste Casa, luchen hombro con hombro para que su espacio donde van a vivir se vea enriquecido con grandes cimientos construidos con la mejor de las decisiones que es el Amor”.

El cuál es la razón mas correcta de todas las razones.

–Haciéndolo por Amor, nunca se van a equivocar.

–Haciéndolo por Amor, Hogar y Matrimonio siempre van a estar bien cimentados.

–Haciéndolo por Amor, nunca habrá arrepentimientos.

–Haciéndolo por Amor, el éxito del Matrimonio está asegurado.

–Haciéndolo por Amor, el Hogar vencerá todas las tormentas.

“Quiera Dios Nuestro Señor que experimenten esa divina transformación a la par de su venturoso Matrimonio y de su Hogar al mismo tiempo, forjándolos con nudos trenzados con Amor, Respeto y Fidelidad, y reforzados con los triunfos obtenidos de haber vencido juntos como equipo, la cruda Adversidad”.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, muéstranos el Camino, pues queremos seguirte; enséñanos la Verdad, pues no queremos equivocarnos; y tómanos a mi pareja y a Mí, fuertemente de tu mano bendita para no alejarnos de esta Vida que nos permitirá permanecer contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.