Razones Correctas (12.15)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Ustedes, Novio y Novia Comprometidos, Hombre y Mujer Comprometidos, ya es un hecho que ha pasado algún tiempo desde que se encontraron, y en ese venturoso encuentro algo se notaron el uno al otro para que hayan decidido “Tratarse para Conocerse Mejor”.

“En el Trato diario, es ahí donde está la clave y el trabajo fino para decidir seguir adelante. Ya que de ahí se dará el Conocimiento Profundo de la personalidad de cada quien”.

Por muchos lados hemos oído respuestas de todo tipo de personas que dicen: “Aún no me he casado porque aún no he encontrado el Verdadero Amor”.

Discúlpenos lo que les vamos a decir, pero después de muchísimos testimonios, nos hemos dado cuenta de que el “Verdadero Amor” no se encuentra, sino que se trabaja mucho para conseguirlo. Para darnos cuenta de que ahí está y no dejarlo pasar.

Quisiéramos darles mejores noticias, pero ¡No!:

–El Verdadero Amor nunca va a aparecer por arte de magia.

–El Verdadero Amor no está esperando, tenemos que salir a buscarlo.

–El Verdadero Amor no es barato, seguramente nos va a costar la decisión de tomarlo.

–El Verdadero Amor por sí solo no existe, lo que lo hace Verdadero y Valioso, es el trabajo de las personas que lo cultivan y lo hacen crecer de la nada.

Si la pareja hace un excelente y arduo trabajo mutuo, en la etapa de “Tratarse para Conocerse Mejor”, aunado con un descubrir al “Ser Humano Interior”, casi por pura inercia esto los conducirá llanamente a decidir seguir adelante en su relación. Lo cual hará fluir el mecanismo espiritual que los conducirá a Amarse irremediablemente.

Solo por poner un ejemplo: Imaginen a una pareja Hombre y Mujer muy agraciados físicamente, pero que dan por hecho que la tienen ganada el uno con la otra, lo que va a pasar es que de sus agraciadas personalidades casi no saldrá ningún esfuerzo para tratar de demostrar al otro su interés. El arduo trabajo mutuo será casi nulo y así no habrá mucho progreso en la relación.

Claro que no tiene porque suceder así, pero recordemos que al “Hacer las cosas por las Razones Correctas, estaremos por lo general del lado ganador”.

Hombre y Mujer Comprometidos: Muchas Felicidades porque ya han superado ampliamente esta valiosa etapa de “Tratarse para Conocerse Mejor”, es un hecho que ha sido una prueba superada puesto que ahora todos sus esfuerzos esta dirigidos a formalizar su relación con el Sagrado Sacramento del Matrimonio.

Ustedes son una prueba viviente de que si se pueden hacer las cosas “A la Manera de Dios”. Como Dios Nuestro Señor lo manda.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, muéstranos el Camino, pues queremos seguirte; enséñanos la Verdad, pues no queremos equivocarnos; y tómanos a mi pareja y a Mí, fuertemente de tu mano bendita para no alejarnos de esta Vida que nos permitirá permanecer contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.