Razones Correctas (12.3)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Les transmitimos estas 4 Razones correctas que encierran una gran certeza de que funcionan, y no lo decimos nosotros, sino que es un clamor general de muchas parejas, que se dieron cuenta que sí hay que ir al Matrimonio con unos planes y proyectos bien definidos y claros.

1–Definitivamente al Matrimonio se debe ir con la idea grandiosa de ejercer nuestro Derecho y al mismo tiempo el Deber de la Fecundidad, lo cual se logra formando una Familia. Y quedó como mandatorio en la cita mencionada por Dios Nuestro Señor:

Génesis 1, 27-28: “Dios creó al Hombre a imagen de Dios, lo creó Varón y Mujer, y los bendijo diciéndoles: procread y multiplicaos y llenad la tierra”. Esta es palabra de Dios.

Y traten de leer entre líneas, el mensaje verdadero:

–1 ó 2 hijos no es multiplicar, ni con esta pobre aportación se va a llenar nunca la tierra.

–4 o más hijos si es multiplicar y solo así se llenaría la tierra.

Si Dios Nuestro Señor lo dijo es por algo, tengamos Fe que su plan divino lo tiene todo contemplado. “Al paso que vamos ya no habrá Familias, solo parejas Solas”.

2–Así como Dios Nuestro Señor, creó a la Mujer para que acompañara al Hombre:

Génesis 2,18: “No está bien que el Hombre esté solo, hagámosle una compañera semejante a él”. Esta es palabra de Dios.

De estas 2 citas Bíblicas, que hablan de Bendición, de Fecundidad y de Soledad, así también podemos desprender la siguiente reflexión: “No es bueno que los miembros de la pareja estén solos, inculquémosles que los Hijos son el fruto del Amor Verdadero y Auténtico que se profesan”.

–Indudablemente la Paternidad y la Maternidad son Dones divinos.

–Indudablemente los Hijos son una bendición diferente, cada uno de ellos.

3–Los Hijos son nuestra razón y alegría de vivir. Una gran responsabilidad Familiar que se cumple con gran entusiasmo.

O por lo menos para los Padres, hasta la generación pasada, era nuestra razón y alegría principal por la que nos levantábamos todos los días con mucho gusto a trabajar, a ganar el pan con el sudor de nuestra Frente.

O por lo menos para las Madres, hasta la generación pasada, no cabían de alegría, inmediatamente después de ver a su bebé recién nacido, y se les olvidaban todos los dolores que pudieron haber sufrido, y así con todos los hijos que tenían.

CIC # 1609: ““En su misericordia, Dios no abandonó al hombre pecador. Las penas que son consecuencia del pecado, «los dolores del parto» (Gn 3,16), el trabajo «con el sudor de tu frente» (Gn 3,19), constituyen también remedios que limitan los daños del pecado””.

4— Hombre y Mujer Comprometidos, y qué decir de la importancia de tener un Proyecto que sirva de Unión familiar, un proyecto que sea la motivación extra que se requiere para prosperar y que sirva para seguir teniendo frutos morales y espirituales.

Propónganse cumplir proyectos supremos, estén dispuestos a pagar el precio por lograrlos, pero ordenadamente y por las razones correctas, y recuerden que ningún proyecto debe estar por encima de la armonía Matrimonial. “Nunca será una razón correcta el cambiar tener muchos hijos, por conseguir bienes materiales y actuar egoístamente como pareja”.

Y recuerden siempre que: “Encontrar la Pareja para toda la Vida es algo muy sencillo, seguro y verdadero, si hacemos las cosas correctamente”.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, muéstranos el Camino, pues queremos seguirte; enséñanos la Verdad, pues no queremos equivocarnos; y tómanos a mi pareja y a Mí, fuertemente de tu mano bendita para no alejarnos de esta Vida que nos permitirá permanecer contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.