Compromisos (13.10)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Seguimos proponiendo algunos Compromisos Básicos, los que consideren que falten cada pareja los deberá de agregar.

Nuestra propuesta sigue siendo poner en primer lugar al Cónyuge y a la Familia. Especialmente en lo que respecta a darse uno(a) mismo(a), velando por ellos y protegiéndolos con presencia y con Oración.

Cabe aclarar que los Compromisos, cualesquiera que estos sean, podemos solicitar a Dios Nuestro Señor que nos conceda las Virtudes necesarias para lograr cumplirlos cabalmente. Este es otro caso en el que tal vez no podamos solo con la buena intención o fuerte convicción. Probablemente se requerirá el adquirir cualidades que sabemos que nos hacen falta, como la Perseverancia, la Voluntad, el Sacrificio, la Resiliencia.

“Definitivamente debemos hacer partícipe a Dios Nuestro Señor de nuestros planes para que nos ayude a lograr una Familia Santa”.

C.I.C. #2223: “Los Padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos. Testimonian esta responsabilidad ante todo por la creación de un hogar, donde la ternura, el perdón, el respeto, la fidelidad y el servicio desinteresado son norma. El hogar es un lugar apropiado para la educación de las virtudes. Esta requiere el aprendizaje de la abnegación, de un sano juicio, del dominio de sí, condiciones de toda libertad verdadera. Los Padres han de enseñar a los hijos a subordinar las dimensiones “materiales e instintivas a las interiores y espirituales”. Es una grave responsabilidad para los padres dar buenos ejemplos a sus hijos. Sabiendo reconocer ante sus hijos sus propios defectos, se hacen más aptos para guiarlos y corregirlos:

Eclesiástico 30, 1-2: “El que ama a su hijo, le corrige sin cesar… el que enseña a su hijo, sacará provecho de él”. Esta es palabra de Dios.

Efesios 6, 4: “Padres, no exasperéis a vuestros hijos, sino formadlos más bien mediante la instrucción y la corrección según el Señor”. Esta es palabra de Dios.

Hombre y Mujer Comprometidos: son absolutamente libres de plantear los Compromisos que mas les acomoden a sus planes y proyectos. Pero quiera Dios Nuestro Señor que el eje principal que mueva esos Compromisos sea siempre: “El Bienestar y la Felicidad de su futura y numerosa Familia”. “Que sea ese el motivo principal por lo que nos levantamos todos los días a luchar y vencer la adversidad”.

Y recuerden, que debemos buscar ser reconocidos, NO como “Una pareja muy bonita”, sino como “Un Tremendo Equipo ganador”.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, ayúdanos a discernir cuales son las enseñanzas que más necesitamos aplicar para nuestro caso en particular, obtenidas de este Curso de Formación. Somos “Materia Dispuesta” y queremos que tus manos benditas nos moldeen a tu imagen y semejanza, para dar muchos frutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.