Compromisos (13.11)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Seguimos proponiendo algunos Compromisos Básicos, los cuales pueden ser modificados para que queden a la medida de sus necesidades, planes y proyectos. Y muy seguramente harán falta otros más, y cada pareja los deberá de plantear y agregar, según lo requieran.

En esta lección la propuesta es que saquemos todos esos “Valores Internos” que todos tenemos y los proyectemos hacia las personas que amamos, realizando labores que aseguren su bienestar. Obviamente nos referimos primeramente hacia nuestro Cónyuge y en un futuro cercano hacia nuestros Hijos.

–¡Tenemos Amor que dar!, ¡pues démoslo sin reservas! “El Amor nunca de los nuncas se debe dejar para después”. Y puesto que no sabemos los cambios que se avecinan, ¡Vivamos el momento presente intensamente! Tratemos de no dejar ninguna demostración de Amor para otro día.

–Internamente tenemos Alegría, Entusiasmo, Optimismo, Ganas de vivir, Ilusiones, pues proyectemos sin reservas todos esos buenos estados de ánimo hacia nuestra Familia. ¡Donde hay Amor, habrá desprendimiento sin reservas!

–Internamente poseemos Fortaleza, Perseverancia, Paciencia, Disciplina, Constancia, pues demostremos esas cualidades, haciendo labores que construyan ese bienestar para la Familia que tanto nos interesa. ¡Donde hay Amor, habrá desprendimiento sin reservas!

–Internamente somos dueños de Inteligencia, Voluntad, Sabiduría, Justicia, Carácter, pues enseñemos y motivemos a nuestros seres más queridos a luchar por la adquisición de estas grandiosas Virtudes. Y todos juntos con estas Virtudes formemos un equipo vencedor. ¡Donde hay Amor, habrá desprendimiento sin reservas!

Hombre y Mujer Comprometidos: el mensaje es claro, los Compromisos deberán estar respaldados por personalidades llenas de Valores, Virtudes y Principios, simple y sencillamente para que tengan mayor posibilidad de cumplirse sin dudar en ningún momento.

–Las Buenas Acciones son las que convencen. No las palabras.

–Las Demostraciones son las que aseguran y confirman el Compromiso. No las promesas.

“Y hará falta solo una virtud más: la Consistencia. Que todas estas acciones y demostraciones sean estables, coherentes y constantes, en una palabra: Consistentes”.

–¡Donde hay Amor, las cosas se facilitan y ningún Compromiso cuesta cumplirlo!

–¡Donde hay Amor, hasta el Sacrificio se hace plácidamente!

Y recuerden, que debemos buscar ser reconocidos, NO como “Una pareja muy bonita”, sino como “Un Tremendo Equipo ganador”.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, ayúdanos a discernir cuales son las enseñanzas que más necesitamos aplicar para nuestro caso en particular, obtenidas de este Curso de Formación. Somos “Materia Dispuesta” y queremos que tus manos benditas nos moldeen a tu imagen y semejanza, para dar muchos frutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.