Compromisos (13.6)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Seguimos haciendo alusión a la imagen de esta lección, sigamos analizando un poco mas esta conversación de un Novio y una Novia, a 2 días de su Boda por la Iglesia, que pudiera ser el caso de muchas parejas que existen en este momento.

—Y aquí es donde llega la profundización del Compromiso que estaba esperando la Novia. El Novio enuncia con palabras sencillas “Su más Elemental e Importante Cometido”:

– “Mis brazos para trabajar”, habla de la Responsabilidad, de la entrega, de aceptar la misión.

– “Mis brazos para sostenerte”, habla del Amor, del Apoyo, de no dejarla luchar sola.

– “Mis brazos para meterlos en las caídas”, habla de la protección contra la adversidad.

– “Mis brazos para ayudarnos a levantarnos, habla de no dejarse vencer, de hacer siempre un último esfuerzo, de no abandonarla a su suerte.

Luego el Novio recalca que esa misma intensidad de comprometerse es lo que espera de Ella, en el papel que le toca representar en su relación Matrimonial.

—Estas declaraciones del Novio por fin terminan de animar a la Novia, definitivamente le devuelven la confianza y la tranquilidad que tanto necesitaba sentir en ese momento tan importante.

-Luego la Novia recuerda que en ese camino que están por emprender, no van a estar solos ya que han decidido de común acuerdo, encomendarse a Dios Nuestro Señor para que los acompañe en su diario caminar.

-Y tal vez esta haya sido “La Decisión más Importante” que pudieron haber tomado, han decidido abrirle la puerta a Jesucristo Nuestro Señor y aceptar sus promesas de Vida Eterna.

Apocalipsis 3, 20: “Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguien escucha mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos”. Esta es palabra de Dios.

Hombre y Mujer Comprometidos: Jesucristo Nuestro Señor nos llama infinidad de veces, no se cansa de tocar a la puerta de nuestro Corazón, pero respeta sobre todo nuestro Libre Albedrio. Jesucristo quiere que nuestro deseo de Cenar con Él sea por el más puro y libre convencimiento y consentimiento. Sino fuera de esta manera, ¿Qué mérito tendría como Señor de nuestras Vidas?

Y recuerden, que debemos buscar ser reconocidos, NO como “Una pareja muy bonita”, sino como “Un Tremendo Equipo ganador”.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, ayúdanos a discernir cuales son las enseñanzas que más necesitamos aplicar para nuestro caso en particular, obtenidas de este Curso de Formación. Somos “Materia Dispuesta” y queremos que tus manos benditas nos moldeen a tu imagen y semejanza, para dar muchos frutos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.