Áreas de Oportunidad (14.16)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Lo que viene posteado en esta imagen lo predica en sus muy instructivas pláticas el Sacerdote Angel Espinoza de los Monteros y realmente lo que trata de ejemplificar tiene que ver con lo que se dijo en la lección #14.3, acerca de que los días típicos de una Mujer se caracterizan por los diversos y complejos cambios de estados de ánimo a lo largo del día. Por lo que el Hombre tiene que adaptarse a esos cambios con mucha versatilidad.

Claro que estamos hablando de casos extremos, pero, de todos modos, los Hombres tienen que ir advertidos y preparados para evitar sorpresas y/o afrontar los retos hasta cierto punto ineludibles.

Aunque si somos justos, podemos también asegurar que en ocasiones se invierten los papeles, ya que hay Hombres que aun no han madurado y necesitan también que la Mujer sea Multifacética.

Pero recordemos que no se trata de establecer una competencia ni hacer señalamientos, simplemente son situaciones que pasan, las cuales debemos afrontar como “El tremendo equipo vencedor que somos”.

Pero de ninguna manera olvidemos los principios que deben regir la relación de pareja, los cuales vienen resumidos y descritos en el siguiente numeral:

C.I.C. # 372: “El Hombre y la Mujer están hechos «el uno para el otro»: no que Dios los haya hecho «a medias» e «incompletos»; los ha creado para una comunión de personas, en la que cada uno puede ser «ayuda» para el otro porque son a la vez iguales en cuanto personas («hueso de mis huesos…») y complementarios en cuanto Masculino y Femenino. En el Matrimonio, Dios los une de manera que, formando «una sola carne» (Genesis 2,24), puedan transmitir la Vida Humana: «Sed fecundos y multiplicaos y llenad la tierra» (Genesis 1,28). Al trasmitir a sus descendientes la Vida Humana, el Hombre y la Mujer, como Esposos y Padres, cooperan de una manera única en la obra del Creador”.

Hombre y Mujer Comprometidos: quiera Dios Nuestro Señor que se estén dando cuenta de que cuando lo hacemos todo a “La Manera que Dios lo manda”, todo va embonando y engranando perfectamente, todo tiene sentido y razón de ser. Por la simple y sencilla razón de que Dios Nuestro Señor nunca se equivoca y por su infinita Sabiduría Él sabe porque hace las cosas.

Pues este Tema # 14 está a punto de terminar, ya solo nos queda la lección 14.17, la cual primeramente Dios Nuestro Señor y Nuestra Madre María Santísima, la estaremos presentando en estos días.

Es un hecho real que somos diferentes, pero siendo más las compatibilidades, ¡Vale la pena luchar y seguir!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Mio Jesucristo, te quiero confesar que Yo como Hombre que soy, amo profundamente a mi Mujer. A la vez queremos pedirte que nos ayudes a darnos cuenta en todo momento que, aunque pensamos, sentimos y somos diferentes, nuestro Amor más la Comprensión y Aceptación, deberán ser suficientes para vencer cualquier diferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.