Áreas de Oportunidad (14.5)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Como pudimos ver en la lección anterior de como Dios Nuestro Señor nos creó, podemos deducir que “El Diseño es Perfecto” porque dichas diferencias desde la Creación, entre el Hombre y la Mujer, promueven 3 aspectos importantes: complementarse, acompañarse y ayudarse adecuadamente.

–El Hombre y la Mujer se complementan porque cada uno añade algo a la Vida de su pareja para hacerla mejor, más completa, efectiva y perfecta. Definitivamente las diferencias los complementan.

–El Hombre y la Mujer se acompañan a plenitud porque cada uno enriquece la relación con aportaciones y maneras de ver la Vida diferentes. Definitivamente las diferencias ayudan a disfrutar mejor la Compañía.

–El Hombre y la Mujer se ayudan adecuadamente porque cada uno tiene diferentes habilidades y aptitudes y siempre requerirán un enfoque desde otro punto de vista. Definitivamente las diferencias crean un desbalance que pide a gritos una compensación por medio del apoyo requerido.

Aquí cabe muy bien la Ley Universal que expresa: “Polos opuestos se atraen entre sí, y polos idénticos se repelen”.

Un Hombre y una Mujer que se complementan cabalmente, que se acompañan plenamente y que se ayudan adecuadamente, solo conseguirán un ineludible y un único destino: convertirse en “Un Tremendo Equipo Vencedor”.

Y todo esto gracias a que nos dimos cuenta muy a tiempo que dichas diferencias existen y que lejos de verlas como obstáculos, debemos darles la importancia que tienen, ya que, aprendiendo a comprenderlas y aceptarlas, nunca existirán:

–Los malentendidos

–Las desavenencias tempranas

–Las desilusiones sin sentido

–Las dudas sin razón

–Los reclamos sin fundamentos

–Los problemas sin bases

–Las situaciones tensas sin salida.

Hombre y Mujer Comprometidos: “Un tremendo equipo vencedor”, se complementa, se acompaña, se ayuda, se comprende, se acepta, se comunica, se sublima, todo con la finalidad de salir adelante a pesar de las áreas de oportunidad encontradas.

Y sobre todo “Un tremendo equipo vencedor”, trabaja inteligentemente:

–Aceptando realmente que hemos sido creados diferentes por Dios Nuestro Señor.

–Respetando la dignidad de la otra persona y sus valores propios.

–Descubriendo y apreciando lo que nos une y nos complementa, para formar un solo “Ser” completo.

Es un hecho real que somos diferentes, pero siendo más las compatibilidades, ¡Vale la pena luchar y seguir!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Mio Jesucristo, te quiero confesar que Yo como Hombre que soy, amo profundamente a mi Mujer. A la vez queremos pedirte que nos ayudes a darnos cuenta en todo momento que, aunque pensamos, sentimos y somos diferentes, nuestro Amor más la Comprensión y Aceptación, deberán ser suficientes para vencer cualquier diferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.