Áreas de Oportunidad (14.6)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Comentábamos en la lección anterior que “Un tremendo equipo vencedor”, trabaja inteligentemente para: “Respetar la Dignidad de la otra persona y sus valores propios”.

Recordemos que “Una persona con Dignidad” se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia sí misma y hacia los demás y no deja que la humillen ni la degraden.

Y preservar la Dignidad es de lo más básico en el Noviazgo y en el Matrimonio, ya que está relacionada con los pilares de los Votos del Matrimonio: Fidelidad, Amor y Respeto.

–Si humillas y degradas es que no amas, ni respetas.

–Si eres infiel es que no amas, ni respetas

–Si eres infiel es que humillas y degradas.

C.I.C. # 306: “Dios es el Señor soberano de su designio. Pero para su realización se sirve también del concurso de las criaturas. Esto no es un signo de debilidad, sino de la grandeza y bondad de Dios Todopoderoso. Porque Dios no da solamente a sus criaturas la existencia, les da también la Dignidad de actuar por sí mismas, de ser causas y principios unas de otras y de cooperar así a la realización de su designio”.

C.I.C. # 369: “El Hombre y la Mujer son creados, es decir, son queridos por Dios: por una parte, en una perfecta igualdad en tanto que personas humanas, y por otra, en su ser respectivo de Hombre y de Mujer. «Ser Hombre», «Ser Mujer» es una realidad buena y querida por Dios: el Hombre y la Mujer tienen una Dignidad que nunca se pierde, que viene inmediatamente de Dios su creador. El Hombre y la Mujer son, con la misma Dignidad, «imagen de Dios». En su «Ser-Hombre» y su «Ser-Mujer» reflejan la sabiduría y la bondad del Creador.

C.I.C. # 1645: «La unidad del Matrimonio aparece ampliamente confirmada por la igual Dignidad personal que hay que reconocer a la Mujer y el Varón en el mutuo y pleno Amor». La poligamia es contraria a esta igual dignidad de uno y otro y al Amor Conyugal que es único y exclusivo.

C.I.C. # 2203: “Al crear al Hombre y a la Mujer, Dios instituyó la Familia humana y la dotó de su constitución fundamental. Sus miembros son personas iguales en Dignidad. Para el bien común de sus miembros y de la sociedad, la Familia implica una diversidad de responsabilidades, de derechos y de deberes”.

Hombre y Mujer Comprometidos: la Dignidad nos viene porque fuimos creados a imagen y semejanza de Dios Nuestro Señor y eso nunca se pierde sin nuestro propio consentimiento. ¡Dichosas las personas que permanecen Dignas y que tienen una pareja que los protege manteniéndolos dignos, profesándoles Fidelidad, Amor y Respeto!

Es un hecho real que somos diferentes, pero siendo más las compatibilidades, ¡Vale la pena luchar y seguir!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Mio Jesucristo, te quiero confesar que Yo como Hombre que soy, amo profundamente a mi Mujer. A la vez queremos pedirte que nos ayudes a darnos cuenta en todo momento que, aunque pensamos, sentimos y somos diferentes, nuestro Amor más la Comprensión y Aceptación, deberán ser suficientes para vencer cualquier diferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.