Sexualidad Conyugal (15.14)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Analicemos los siguientes 2 numerales del Catecismo de la Iglesia Católica, referentes al tema de la Castidad:

C.I.C. # 2342: “El dominio de sí es una obra que dura toda la Vida. Nunca se le considerará adquirido de una vez para siempre. Supone un esfuerzo reiterado en todas las edades de la Vida. El esfuerzo requerido puede ser más intenso en ciertas épocas, como cuando se forma la personalidad, durante la infancia y la adolescencia”.

He aquí una gran aplicación de uno de los “Frutos del Espíritu Santo” como lo es “El Dominio de sí mismo”, no cabe duda de que Dios Nuestro Señor pensó en todo al procurarnos los dones que necesitamos para hacer las cosas como Él lo manda.

“El Dominio de sí mismo” es una prueba que requiere mucho valor, requiere un carácter y una Voluntad Fuertes. Pero recordemos que es una cualidad de Hombres Verdaderos y Mujeres Verdaderas, lo cual debe ser nuestra aspiración.

C.I.C. # 2350: “Los novios están llamados a vivir la Castidad en la Continencia. En esta prueba han de ver un descubrimiento del mutuo respeto, un aprendizaje de la Fidelidad y de la esperanza de recibirse el uno y el otro de Dios. Reservarán para el tiempo del Matrimonio las manifestaciones de ternura específicas del Amor Conyugal. Deben ayudarse mutuamente a crecer en la Castidad”.

En el Tema # 11 de este Curso de Formación para Novios y Esposos Comprometidos, se habló ampliamente de estas situaciones. Y lo que podemos agregar en esta ocasión es que, si desde el Noviazgo nos olvidamos de practicar y promover la Castidad e iniciamos la práctica de las desviaciones sexuales, muy seguramente éstas prevalecerán hasta el Matrimonio y muchas de las veces, aparte de contaminar a nuestro Cónyuge, se consentirán las tentaciones externas, lo que dará lugar a las inminentes Infidelidades y Adulterios.

Para evitar todo esto se requiere la aparición de la Castidad, entendiéndola como “La pureza de nuestros actos y el dominio de nuestras pasiones”, iniciando desde la soltería, pasando por el Noviazgo y para llegar al Matrimonio incorruptibles.

Hombre y Mujer Comprometidos: sin lugar a duda estos temas son importantes, esperamos que les den el lugar de “Conocimiento Indispensable” y por su cuenta sigan leyendo, aprendiendo y aplicando toda la información obtenida de fuentes confiables y fidedignas. Sin olvidar que seguimos a sus órdenes para ampliar la información o explicación, si algo no ha quedado muy claro.

¡Grabemos en nuestra Alma que nunca jamás, dejemos el Amor para después!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesús, Padre Misericordioso, te consagro mi Vida, mi Matrimonio, mi Cónyuge, mi Familia, tómanos de tu mano bendita y nunca nos sueltes, estamos seguros de que contigo como Padre, nada podemos temer. Por nuestra parte haremos lo que tengamos que hacer para permanecer en tu Gracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.