Sexualidad Conyugal (15.18)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Creemos que los textos anteriores son muy claros, pero aun así para creerlos y hacerlos nuestros solo bastará con que “Seamos muy honestos con nosotros mismos” y recordemos como fue nuestra infancia.

Creo que muy pocos o ninguno de ustedes van a negar que los mas gratos recuerdos de nuestra infancia son cuando jugábamos y convivíamos con otros niños y niñas de nuestra misma edad.

De nuestra etapa escolar, casi la mayoría de nosotros recordamos de manera muy especial “El tiempo del recreo”, porque es precisamente en estos momentos cuando experimentábamos toda una gran variedad de excelentes momentos felices. A tal grado que el recreo, se nos hacía muy poco tiempo y no queríamos que terminara.

Si nos lo proponemos a recordar, innumerables experiencias felices y alegres vienen a nuestra memoria. En esa media hora de recreo, había juegos, convivencia, desarrollo, competencia, aprendizaje, emociones, crecimiento y ejercicio.

Pues toda esa Felicidad y toda esa convivencia, en ese poco tiempo que duraba el recreo, se multiplicaban y se vivían también al regreso a nuestro hogar, pero ahora con nuestros hermanos y hermanas, por mas tiempo diario e inclusive los fines de semana.

“Triste destino para aquellos niños y niñas que llegan a su hogar y no tienen ningunos hermanos o hermanas para convivir”.

¿A qué orillamos a un niño o niña sola, a gastar su tiempo? ¿a ver televisión? ¿a jugar videojuegos? ¿a jugar solo(a) con sus juguetes? ¿a tener amigos imaginarios? ¿al aburrimiento? ¿al aislamiento? ¿a sentirse solo(a) mucho tiempo)? ¿a ver otros niños por su rumbo, divirtiéndose con sus hermanos(as)?

Sin lugar a duda, los estamos orillando a tener muy poco o nulo juego, convivencia, desarrollo, competencia, aprendizaje, emociones, crecimiento y ejercicio.

Muchos de ustedes estarán pensando que los Padres pueden jugar todo lo necesario con sus Hijos. Y qué bueno que así lo tengan pensado y lo hagan de verdad. Pero si algunos de nuestros seguidores son psicólogos o educadores, no nos van a dejar mentir, déjenos decirles que “Los juegos, la convivencia, el desarrollo, la competencia, el aprendizaje, las emociones, el crecimiento y el ejercicio, nunca serán lo mismo, a que si los experimentan con sus hermanos(as)”.

Hombre y Mujer Comprometidos: como siempre les recomendamos que se sigan preparando, estudiando, leyendo, y aprendiendo de otras fuentes afines, estos temas por de más interesantes. Para que amplíen su perspectiva y su criterio y puedan tomar las mejores decisiones. Y con su ayuda y aprobación, ¡juntos seguiremos defendiendo la Familia numerosa!

¡Grabemos en nuestra Alma que nunca jamás, dejemos el Amor para después!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesús, Padre Misericordioso, te consagro mi Vida, mi Matrimonio, mi Cónyuge, mi Familia, tómanos de tu mano bendita y nunca nos sueltes, estamos seguros de que contigo como Padre, nada podemos temer. Por nuestra parte haremos lo que tengamos que hacer para permanecer en tu Gracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.