Diferentes Escenarios (16.1)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Iniciamos este Tema # 16 de forma candente y contundente: Dios Nuestro Señor en su infinita Sabiduría nos advierte oportunamente de una de las trampas que nos tienen tendida las exigencias del mundo moderno. “No se puede servir a Dios y al dinero”, dicho de otra manera similar y que es adecuada para los propósitos de este “Curso de Formación”: “No se puede poner en riesgo el Éxito Matrimonial y Familiar, por buscar a toda costa el Éxito económico”.

La Vida esta llena de ejemplos y casos reales de personas que se desviven por su trabajo o por su negocio de manera exagerada, pero que descuidan el bienestar de la Familia. Y casi en todos los casos se da el mismo triste resultado: tarde nos damos cuenta de que nos perdimos los mejores momentos de nuestra familia, y que no convivimos lo suficiente con nuestros hijos, y que nos hubiera gustado haber participado más en la educación y formación de nuestros hijos.

“El pretexto siempre es que les queremos dar a nuestros hijos lo que nosotros no tuvimos”, más comodidades, más bienes materiales, todo de una mejor calidad. No nos damos cuenta de que la Familia lo único que quiere y necesita es convivencia, conversación, buenos ejemplos, instrucción, educación, demostraciones de Amor, tomarlos en cuenta y tratarlos como seres humanos que necesitan ser escuchados y guiados.

“Ese pretexto no es real”, en el fondo solo buscamos sobresalir mas que nuestros vecinos, o más que nuestros conocidos, o más que nuestros amigos, o más que nuestros compañeros de trabajo. Nos la pasamos comparándonos con ellos, cuando la verdadera realidad es que todos ellos ni siquiera se fijan, ni les importa y ni les dan valor a nuestros logros.

Hombre y Mujer Comprometidos: en este tema se requiere que, con una gran Sinceridad y Honestidad, estemos bien enfocados y con todos nuestros sentidos en reconocer, aquilatar y defender el gran Valor que tiene el Éxito Familiar.

Este también será un Tema de reflexión y de toma de decisiones por Hombres Verdaderos y Mujeres Verdaderas que se precien mucho de serlo. También será un tema de apreciar los Verdaderos Valores que hacen que un Matrimonio y una Familia sean exitosos y duraderos.

“Aunque no todo son malas noticias, pronto nos daremos cuenta de que, si somos inteligentes y organizados, se podrá obtener un buen equilibrio entre la Familia y el Trabajo”.

¡Cumplamos nuestro rango de prioridades pensando en el Bienestar y éxito Familiar!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Padre Santo Jesucristo, te consagramos también nuestro trabajo diario, danos el discernimiento necesario para equilibrar nuestros recursos como Matrimonio y guiados con tu venia bendita hacer de nuestra Familia, una de las más Felices que jamás hayan existido y plena de metas, logros, sueños, proyectos y anhelos cumplidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.