Diferentes Escenarios (16.2)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

En este Escenario # 1, donde el Hombre es quien acude a un centro de trabajo a “Ganarse el pan con el sudor de su frente”, es una realidad muy palpable que el ambiente de trabajo contiene un gran número de distracciones que podrían atraparlo para desviar su atención y sus recursos que deberían ser destinados a su Matrimonio, a su Familia y a su Hogar.

Distracciones provenientes de sus amigos en el trabajo, tentaciones provenientes de sus amigas en el trabajo y obligaciones extras provenientes del Patrón en turno.

Todo ello va mermando los recursos de Tiempo, Dinero y Entera Presencia de este Hombre que le quitará a su Vida Familiar.

-Cuando se trata de excesos con los amigos, se llama Irresponsabilidad y hay merma de tiempo y dinero, y habrá menos de estos recursos para dedicarle a la Familia.

-Cuando se trata de excesos con las amigas, se llama Infidelidad y hay merma de cariño, tiempo y dinero, y habrá menos de estos recursos para dedicarle a su Esposa.

-Cuando se trata de excesos de trabajar tiempo extra, se llama “Workaholismo” y hay merma de tiempo, y a la larga llegará un Hombre cansado a su Hogar sin ningún deseo de convivir y cumplir con su Familia, sino con la única intención de descansar y dormir.

Un Hombre “workahólico”, se le llama así porque tiene el “vicio” (por así llamarlo) de trabajar en exceso, con la falsa idea de que con eso será un mejor Padre y Esposo. Pero resulta todo lo contrario ya que dejará mucho que desear en su Hogar con su Familia.

Un Hombre que se precie de ser Verdadero y Auténtico aprenderá a portarse Inaccesible, Indisponible y sobre todo Maduro para darle el justo Valor que tiene el Trabajo y el ambiente que gira su alrededor.

Hay un refrán mexicano que dice: “Candil de la calle y oscuridad en su casa”, el cual se refiere perfectamente a aquel Hombre que brilla de atenciones y amabilidades con sus amigos y amigas de trabajo, y que actúa como todo lo contrario en su casa con su Esposa e Hijos.

Hombre y Mujer Comprometidos: no queramos pasarnos de vivos en nuestro nuevo rol que adquirimos, seamos conscientes y cumplidos con el Compromiso de llevar por el mejor camino nuestro Matrimonio, nuestra Familia y nuestro Hogar, en aras de lograr que cada día de nuestras Vidas sea calificado como un día Feliz, recordemos que nos hemos echado a cuestas el compromiso de “Vivir un día feliz a la vez”.

¡Cumplamos nuestro rango de prioridades pensando en el Bienestar y éxito Familiar!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Padre Santo Jesucristo, te consagramos también nuestro trabajo diario, danos el discernimiento necesario para equilibrar nuestros recursos como Matrimonio y guiados con tu venia bendita hacer de nuestra Familia, una de las más Felices que jamás hayan existido y plena de metas, logros, sueños, proyectos y anhelos cumplidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.