Transformación (17.17)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Resumiendo este tema:

–Los distanciamientos, falta de comunicación y convivencia diaria, nos conducen a la  mala rutina.

–El Distanciamiento es un mal consejero que nos hace dudar, a mal suponer y a deshacer el “Tremendo equipo vencedor”.

–Los malos Tratos, las discusiones Viscerales y la violencia nos llevan al borde del rompimiento.

–Pero si a pesar de todo, invocamos juntos la intercesión de Jesucristo Nuestro Señor, Él reparara la relación, por más dañada que esté. Recuerda que “El Matrimonio es de 3”.

Alguien que ama, respeta y es fiel de verdad:

—Evita llenar con lágrimas los Ojos de su Cónyuge. ¡Si vas a llenar sus ojos de lágrimas que sea porque le diste una gran alegría!

—Evita que los oídos de tu Cónyuge oigan mentiras. ¡Llena sus oídos de palabras con Fe, Esperanza y Amor!

—Evita dañar con heridas su cuerpo y su Corazón.

Si le vas a gritar, ¡Que sean gritos de motivación, de animación, de felicitación, de positivismo, de entusiasmo! ¡Y abrázale!

Si le vas a empujar, ¡Que sea para luchar, para levantarse, para seguir adelante, para superarse! ¡Y sostenle!

Si le vas a culpar, ¡Cúlpale porque te hizo más valiente, más responsable, más feliz, con más madurez, con más decisión! ¡Y agradécele!

Si le vas a amenazar, ¡Amenázale con convertirte en el mejor amante, amigo(a) y cónyuge que haya existido jamás! ¡Y cúmplelo!

Si le vas a golpear, ¡Golpéale con las inmensas olas desbordadas de tu mar de ternura, afecto, detalles, cariño! ¡Y sánale después!

Si le vas a prohibir, ¡Prohíbele limitar tus caricias, limitar tus besos y abrazos, limitar tus demostraciones de Amor, limitar tus deseos de agradarle en todo momento! ¡Y no te canses de cumplirle!

Si le vas a controlar, ¡Ayúdale a controlar sus miedos, sus temores, sus dudas, sus inseguridades! ¡Y apóyale!

Si le vas a destruir, ¡Destruye sus límites, sus fronteras, sus complejos, sus limitaciones! ¡Pero sin cambiarle!

Si le vas a asesinar, ¡Asesina su ignorancia, su incapacidad, su baja autoestima, su desesperanza! ¡Y protégele!

Estimado Cónyuge:

–Actúa como si todo de Ti dependiera.

–Piensa y rinde como si fueras el mejor.

–Trabaja como si fueras el único responsable.

–Y todo esto no lo hagas como si fuera un gran esfuerzo heroico,

¡Sino como el más elemental Deber del Cónyuge!

¡Se Fiel a su espíritu, respeta sus Motivos y Ama todo su Ser, por sobre todos los demás!

Muy estimados Hombre y Mujer Comprometidos, como ya se han dado cuenta “Ustedes son los únicos responsables de construir un Matrimonio Feliz y Duradero”.

Y con esta lección damos por terminado este Tema # 17, el cual quiera Dios Nuestro Señor y Nuestra Madre María, que les haya motivado a concebir algunas ideas tendientes a lograr una relación trascendental. 

Y aunque seguimos separados en el tiempo y por el espacio, nos seguimos poniendo a sus órdenes, ahora con el último tema de este “Curso de Formación para Personas Comprometidas”: Tema # 18, “Valores y Principios”.

¡Un nuevo día y como pareja una nueva oportunidad para salir victoriosos de los afanes adversos!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesús y Padre Nuestro, te consagro nuestra Vida Matrimonial, permíteme hacer uso de mi Madurez para que de mi boca salgan solo expresiones de Amor para mi Cónyuge y que todo mi cuerpo sea un refugio digno para recibir cuantas veces sea necesario a mi Cónyuge para reconfortarlo(a) y poder seguir juntos en la lucha diaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.