Valores y Principios (18.10)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Estas situaciones de la imagen adjunta tienen que ver con la Moral. Y retomando un párrafo de la lección anterior:

“Vivimos en un Mundo donde la Moral ya perdió todo significado, nos toca a nosotros los Matrimonios Comprometidos con Sólida Convicción, hacer nuestra aportación para que se nos note que una de nuestras banderas es la Moral a toda prueba”.

–Un Mundo donde el Hombre y la Mujer ya no se esperan al Matrimonio para gozar del placer sexual. Y peor aún, ya casados experimentan las relaciones sexuales con extraños. Y algunas veces por esta causa se corrompen sus preferencias sexuales. ¿Dónde quedaron la Moral y los Valores?

–Un Mundo donde es más importante salvar a los últimos animales de alguna especie en peligro de extinción, que salvar la Vida de millones de niños asesinados en el vientre materno. ¿Dónde quedaron la Moral y los Valores?

–Un Mundo donde se pretende crear y aceptar sexualidades adicionales a las únicas 2 sexualidades creadas por Dios Nuestro Señor: Génesis 1, 27: “Dios creó al Hombre a imagen de Dios, Varón y Mujer los creó”. Esta es palabra de Dios. ¿Dónde quedaron la Moral y los Valores?

–Un Mundo donde el invento malsano de la ideología de género prevalece ante el sentido común, dándole opciones a los niños y niñas a escoger la otra sexualidad sino están conformes con la que Dios les dio. Engañándolos al decirles que está bien hacerlo. Y terminan todos confundidos, arrepentidos y sin saber de qué sexualidad quedaron finalmente. ¿Dónde quedaron la Moral y los Valores?

–Un Mundo donde a toda costa la tendencia es evitar que haya más niños. Las nuevas generaciones ya no se quieren casar y si se casan ya no quieren tener hijos, ¡Definitivamente ya les cambiaron el “chip”!. Los manipuladores del Mundo utilizan medios como el feminismo, los anticonceptivos, la pornografía, el materialismo, el homosexualismo, el lesbianismo, el aborto, la tecnología, el bombardeo de desinformación, para convencer y engañar a los Esposos que tener hijos ya no un factor para ser felices. ¿Dónde quedaron la Moral y los Valores?

–Un Mundo donde la gran mayoría de los programas, películas y series, traen escenas innecesarias de sexo y violencia, convirtiéndose en un bombardeo indiscriminado que pretende que el televidente vea todo ese sexo y violencia como algo muy normal, necesario y aceptable. Desvirtuando por completo su manera de ver la Vida. ¿Dónde quedaron la Moral y los Valores?

–Un Mundo donde quitamos a Dios de las escuelas, de los trabajos y de nuestros hogares. Dándole mayor importancia a la superficialidad, al libertinaje, al chisme, al placer y  a la lujuria. Nos han “educado” para que prefiramos saber los pinches chismes del espectáculo, que saber llevar nuestra Moral por el camino correcto. ¿Dónde quedaron la Moral y los Valores?

Hombre y Mujer Comprometidos: Si nos descuidamos, a este mundo se lo va a llevar el demonio, dependerá de nosotros y de nadie más que así no suceda. Estamos en el medio de una batalla contra el mal y contra nosotros mismos. Si cambiamos de Actitud y nos comprometemos, la lucha será solo contra el mal y eso ya será muchísima ganancia.

Ese coraje propio de la raza humana que se crece con la Adversidad. Hoy es el momento preciso de sacarlo de ese lugar donde se encuentra dormido y utilizarlo de manera prodigiosa. ¡Es momento de demostrar de qué estamos hechos!

–Lo único que nos queda por hacer de aquí en adelante es: “Puro trabajo bajo presión”.

–La única salida que tenemos es: “Salir victoriosos”. ¡Definitivamente no hay de otra!

¡Pidamos al Espíritu Santo que nos guie y nos proteja en todo momento!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Virgen María Santísima, aquí estamos abiertos a tus enseñanzas, incúlcanos la Sabiduría y los Valores necesarios tal y como lo hiciste con Nuestro Señor Jesucristo para llevar a nuestro barco, con nuestra Familia a un Feliz arribo en el puerto de la Salvación. Por nuestra parte te honraremos obedeciendo tus mandatos y designios, Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.