Valores y Principios (18.16)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Estimados lectores, queda a su valiosa opinión si este “Curso de Formación para Comprometidos” cumplió su objetivo el cual intentaba informar las experiencias Conyugales y Familiares de cientos de Matrimonios, solo hicimos uso del derecho que tenemos como seres humanos de expresar nuestras ideas, nuestros pensamientos y nuestros sentimientos. Lo cual fue para nosotros un gran privilegio.

Y si estas experiencias salidas desde el fondo de nuestro ser encuentran eco en tan sólo algunas personas, este será otro motivo para asegurar que nuestra Vida habrá valido la pena.

Cualquiera puede dar su punto de vista de lo que piensa acerca del destino y el éxito en el Matrimonio y en la Familia, y están en su derecho de predicarlo. Pero como dijo alguien muy importante: “Podremos no estar de acuerdo con ustedes, pero defenderemos con nuestra Vida su derecho a decirlo”.

–Se habla mucho del destino, de las situaciones adversas de cada día, y de las decisiones que uno toma todos los días, pero definitivamente “Nosotros estamos a favor de dejar que Dios tome las riendas de nuestra Vida”. Él como todo buen Padre sabrá en todo momento lo que será mejor para nuestro Matrimonio y para nuestra Familia.

Es una decisión y un camino difíciles de sostener, pero si algo vale la pena hacer en esta Vida, es precisamente eso: “Empatar nuestro Libre Albedrío a la Voluntad de Dios”.

Dios Nuestro Señor es el mejor de los Padres, y sí que sabe dar cosas buenas a sus hijos.

–Se habla mucho del éxito en todas las facetas de nuestra Vida, pero definitivamente nosotros pensamos, desde el fondo de nuestra Alma, que el éxito Matrimonial y Familiar es el más importante, puesto que es precisamente por ellos que luchamos todos los días.

Pensamos que cualquier éxito material es perecedero, y que al contrario preservar y afianzar los lazos y valores familiares es prioritario y tendrán un eco que resonará, generación tras generación.

–La Familia definitivamente es el núcleo, la base y el cimiento donde se deberán formar los luchadores del futuro.

¿Se puede ser rico en bienes materiales y preservar los lazos y Valores familiares? Nosotros  pensamos que sí, y muchas felicidades a los que lo logran. Pero no debería ser el fin, sino un medio para ser felices y hacer el bien por los demás.

Muy estimados y fieles seguidores, este Tema # 18 está a punto de terminar, ya solo nos falta poner a su consideración la lección #18.17, la cual primeramente Dios Nuestro Señor y Nuestra Madre María Santísima, la estaremos presentando a todos ustedes, en estos días. Y con esta siguiente lección estaremos finalizando este “Curso de Formación para Comprometidos”, en su formato y esquema regular.

Aunque desde el principio, la idea es que esto siga adelante y por lo tanto seguiremos aportando más reflexiones de diversos temas, mientras Dios Nuestro Señor y Nuestra Madre María Santísima nos presten Vida y Salud. Y seguiremos como siempre atentos a sus dudas o comentarios.

¡Pidamos al Espíritu Santo que nos guie y nos proteja en todo momento!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Virgen María Santísima, aquí estamos abiertos a tus enseñanzas, incúlcanos la Sabiduría y los Valores necesarios tal y como lo hiciste con Nuestro Señor Jesucristo para llevar a nuestro barco, con nuestra Familia a un Feliz arribo en el puerto de la Salvación. Por nuestra parte te honraremos obedeciendo tus mandatos y designios, Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.