Los Falsos Ídolos y el Pecado (2.4)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Es un buen momento para explicar y ponderar el porqué de este 2do. Tema.

Es por todos sabido y aceptado que:

— La Familia es la base de las sociedades humanas.

–El Matrimonio es la base de la Familia.

–La base para un Matrimonio exitoso es un Hombre y una Mujer que se amen con Amor Conyugal y que tengan las armas y herramientas para defenderlo de cualquier amenaza.

La amenaza es real y actual y está bien explicada en la palabra de Dios, y dice así:

Efesios 6, 12: “Porque no estamos luchando contra poderes humanos, sino contra malignas fuerzas espirituales, las cuales tienen mando, autoridad y dominio sobre el mundo de tinieblas que nos rodea”. Esta es palabra de Dios.

Si este mundo moderno de tinieblas que nos rodea logra inmiscuirse y romper los Matrimonios que no están preparados, seguirán habiendo separaciones. La Familia se seguirá disgregando, los hijos crecerán sin modelos a seguir y sin nadie que les enseñe valores y principios. Con el riesgo intrínseco de que se vayan por el mal camino. Lo que ya está ocurriendo muy seguido.

Y finalmente las sociedades del mundo estarán en peligro de corromperse sin remedio. (Algo parecido a Sodoma y Gomorra).

Es por eso la importancia de establecer cabalmente que el Amor Conyugal tiene enemigos, y que es necesaria la preparación para identificarlos y descubrirlos a tiempo y vencerlos con la ayuda de Dios Todopoderoso y de su Palabra bendita.

Este tema pretende ser parte de esa preparación para identificar y poner al descubierto estas autoridades malignas que nos rodean en este mundo moderno. Proveer de herramientas y armas espirituales a los que nos lean y practiquen las enseñanzas sugeridas.

Y así poner nuestro “granito de arena” para frenar esta oleada de separaciones conyugales y con la ayuda de Dios revertir esta difícil situación.

Pues con el permiso de cada uno de ustedes seguiremos informando nuestra opinión, en base a nuestra experiencia y conocimientos acumulados y a lo que nos dicte el Espíritu Santo de Dios.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, enséñanos a ser productivos con el tiempo que pasamos con nuestra pareja, que nuestros espacios y tiempo compartidos sean de calidad, queremos aprovechar cada día, cada hora y cada minuto y hacerlos que cuenten, como tiempo realmente disfrutado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.