Los Falsos Ídolos y el Pecado (2.6)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Este tema es muy amplio, pero se puede resumir comentando que para todo hay límites de dedicación de nuestro tiempo en cuerpo y alma. Nuestra tarea juntos, es encontrar esos límites para que reine la armonía en nuestras vidas, la mayor parte del tiempo.

Y cuando se sobrepasan esos límites por un tiempo muy prolongado y sin esperanza de que haya un cambio en el corto plazo, entonces se rompe el equilibrio y la pareja empezará a preguntarse si la relación vale la pena continuarla, pues se empezarán a sufrir afectaciones profundas. Al pasar esos límites seguramente estaremos abrazando más Falsos ídolos.

—Para pantallas de televisión, computadoras, internet, celulares, no hay un tiempo estándar razonable de dedicación de nuestro tiempo. Pero analicemos la situación que puede aplicar para casi todos los distractores.

El día tiene 24 hr., le dedicamos en promedio 8 hr. al sueño reparador, y en promedio también 10 hr. a nuestro trabajo, por lo que nos quedarán aproximadamente 6 horas para todas las demás actividades (nuestro tiempo libre juntos).

¿Qué queremos hacer con esas 6 hr.? La pregunta obligada en este momento es: ¿Para qué nos vamos a casar? ¿Nos casaremos para que cada quien deambule por su lado? ¿O nos casaremos para seguir construyendo juntos nuestro proyecto Matrimonial y Familiar?

¿Porqué 6 hr. de noviazgo se nos van volando como un suspiro?, y después de un tiempo, ¿Porqué 6 hr. de Vida Matrimonial se nos hace un tiempo eterno?.

— ¿Y qué pasa cuándo por razones de trabajo le robamos a esas 6 hr. un tiempo considerable? En algunos países a esta persona se le conoce como “workahólico” o lo que es lo mismo un “adicto” al trabajo. Y peor aún cuando el excedente de esas 6 hr. lo utilizamos para seguir abrazando más Falsos ídolos. ¿A qué horas y cuánto tiempo nos queda para seguir conociendo y conviviendo con nuestra pareja?

Después de este análisis, ponemos a su consideración para ustedes Hombre y Mujer comprometidos, la siguiente solución para casi todas las situaciones:

—Iniciar el día consagrando a Dios a nuestra pareja, a nuestro tiempo y a nuestro proyecto. Haciendo una oración igual o similar a la propuesta al final de esta lección.

—Luchar por mantener un equilibrio en la aplicación de nuestro tiempo libre.

—Hacer con nuestra pareja juntos la mayor cantidad posible de actividades. Si es posible con sonrisas, risas, carcajadas y buen humor, que nunca falten.

—Fijar límites razonables de uso de nuestro tiempo para las actividades personales, previendo que no se puedan convertir en Falsos Ídolos.

—Estar constantemente alertas para detectar cualquier desequilibrio o situación asesina de nuestro tiempo.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, enséñanos a ser productivos con el tiempo que pasamos con nuestra pareja, que nuestros espacios y tiempo compartidos sean de calidad, queremos aprovechar cada día, cada hora y cada minuto y hacerlos que cuenten, como tiempo realmente disfrutado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.