El Matrimonio es de 3. (3.11)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Vamos a ejemplificar un poco lo que significa tener a Jesucristo en nuestra conversación y actividades diarias:

–Mi Amor buenos días, ¿cómo amaneciste?–Muy bien, mi Vida. Gracias a Dios.

–Orando por la mañana tomados de la mano: “Señor Jesucristo, en este hermoso día en que nada puede faltarnos si estas con nosotros, bendícenos y bendice a todos los que amamos y a todos los que nos aman”. Amén.

–A punto de desayunar o comer, y tomados de la mano: “Señor Jesucristo, te damos gracias por estos alimentos, bendice las manos que los prepararon y da el pan de cada día a los más necesitados” Amén.

–Cuando el Esposo se va a trabajar; le da la bendición a su Esposa, y se despide de Ella con un beso y un abrazo, diciéndole: “Que Dios te acompañe y te cuide en tus tareas del día”.

–La Esposa también le da la bendición a su Esposo, y se despide de Él con un beso y un abrazo, diciéndole: “Que Dios te acompañe, que todo te salga bien y que regreses sano y salvo”.

–Durante el día, se mandan mensajes: “¿Cómo va tu día? –Muy bien gracias a Dios.

–La Esposa durante el día: “Señor Jesucristo ayuda a mi Esposo a que todo le salga bien, te consagro su tiempo para que le rinda mucho y guárdalo de todo mal”.

–El Esposo durante el día: “Señor Jesucristo ayuda a mi Esposa a que todo le salga bien, te consagro su tiempo para que le rinda mucho y protégela de todo mal”.

Cuando se vuelvan a encontrar el Esposo y la Esposa seguirán con las frases de gratitud, consagración y bendiciones hacia Dios. Y esto debiera continuar así hasta el final del día, cuando se vayan a dormir y juntos repitan al unísono: “¡Buenas noches mi Amor! Que primero Dios mañana amanezcas muy saludable y repuesto(a) de tus energías”.

Definitivamente esta pareja vivirá en un Verdadero y Cálido Hogar, puesto que Jesucristo habita en Él. Y precisamente Nuestro Señor Jesucristo es quien hace la diferencia entre lo que se pregona como un Hogar Cristiano y lo que es una simple y triste casa.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor, ayúdanos para ayudar, danos fuerzas para perseverar y pon en nuestra boca las palabras precisas, en todo momento, para alentar, motivar y entusiasmar a nuestro futuro cónyuge.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.