El Matrimonio es de 3. (3.13)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

En esta ocasión hablaremos de 3 características del Matrimonio Católico, referentes a la capacidad de producir toda clase de bienes para la Vida.

–Si decimos que el Matrimonio Católico tiene como característica la Abundancia es porque produce “mucho” y no nos referimos precisamente a cosas materiales.

–Y también tiene como característica a la Fecundidad porque produce “frutos” y tampoco nos referimos precisamente a cosas materiales.

–Y una tercera característica es la Autenticidad porque su origen viene de Dios Nuestro Señor y por lo tanto es de naturaleza “espiritual”.

Si juntamos estas 3 características, entonces podemos decir que el Matrimonio Católico tiene la capacidad de producir “muchos frutos espirituales”.

Dice en el CIC# 1653: “La Fecundidad del Amor Conyugal se extiende a los frutos de la Vida Moral, Espiritual y Sobrenatural que los Padres transmiten a sus hijos por medio  de la educación. Los Padres son los principales y primeros educadores de sus hijos. En este sentido, la tarea fundamental del Matrimonio y de la Familia es estar al servicio de la Vida”.

Ejemplo de “frutos espirituales” tenemos los siguientes:

–Un hijo que aprende las materias de la escuela, es un fruto Moral, pero…

–Un hijo que enseña al que no sabe y ayuda al necesitado es un Fruto Espiritual.

–Los mismos Esposos cuando practican entre Ellos y para con sus hijos, las Obras de Misericordia Espirituales están produciendo Frutos espirituales.

-A saber: Enseñar al que no sabe, corregir al que se equivoca, aconsejar al que lo necesita, perdonar las ofensas, consolar al triste, sufrir con paciencia los defectos del prójimo, rogar a Dios por los vivos y difuntos.

Difícilmente los que estemos lejos del camino de Nuestro Señor entenderemos a que se refiere este Mundo Espiritual. 1ª. Corintios 2,14: “El que no es espiritual no acepta las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son tonterías. Y tampoco las puede entender, porque son cosas que tienen que juzgarse espiritualmente”. Esta es palabra de Dios.

O dicho en otras palabras: los que no están casados por la Iglesia y además alejados de Dios, difícilmente entenderán las circunstancias alrededor del Mundo Espiritual y mucho menos sabrán como producir “muchos frutos espirituales”.

El Mundo moderno con todas sus distracciones y tentaciones absorbe a todas las personas que se dejan, y programa sus mentes con un comportamiento sencillo: “consuman, consuman, consuman”.

¡Hombre y Mujer comprometidos, demuestren que su Voluntad e Inteligencia puede más que cualquier bombardeo mundano! ¡Con la ayuda de Dios todo es posible! y todo cambiará a «produzcan, produzcan, produzcan».

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor, para ayudar, danos fuerzas para perseverar y pon en nuestra boca las palabras precisas, en todo momento, para alentar, motivar y entusiasmar a nuestro futuro cónyuge.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.