El Matrimonio es de 3. (3.14)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Dice así un fragmento del CIC # 1657: “El hogar es así la primera escuela de la Vida Cristiana y escuela del más rico humanismo. Aquí se aprende la paciencia y el gozo del trabajo, el Amor fraterno, el perdón generoso, incluso reiterado, y sobretodo el culto divino por medio de la oración y la ofrenda de la propia Vida”.

Al menos nosotros les podemos asegurar que en nuestras Vidas así se dieron las cosas, venimos de un Hogar donde nos inculcaron con el ejemplo los Valores y Principios más valiosos y útiles para salir adelante, frente a un Mundo materialista, egoísta y alejado de Dios.

Con este curso de Formación, queremos dejar sembrada la semilla del compromiso entre los futuros Esposos para que dejen Hijos preparados que preserven los valores y de esta manera se dé una trascendencia Familiar por muchas generaciones.

Y de esta manera también se retome el modelo del Matrimonio Tradicional Cristiano como la única opción para regresarle a este Mundo el merecimiento de la No Autodestrucción ya demasiado inminente.

Nos sentimos  y nos consideramos unas Familias de las más ricas sobre la Tierra:

–Tenemos Vida, que es un Don maravilloso.

–Tenemos Salud, que después de la Vida, es el mejor Don que existe.

–Tenemos un techo para subsistir, aunque material pero necesario.

–Tenemos un trabajo que nos permite solventar los compromisos adquiridos.

–Y lo más importante, invitamos diariamente a Jesucristo Nuestro Señor y su palabra bendita a morar con nosotros en nuestro seno Familiar.

–Tenemos también problemas y adversidad, pero la gran certeza y una Fe ciega de que Dios Nuestro señor nunca nos abandonará, mientras sigamos haciendo nuestro mayor y mejor esfuerzo.

–¿Qué es todavía mejor a tener la presencia de Jesucristo Nuestro Señor en nuestras Vidas? Es que nunca nos falte esa hambre y esa sed de su palabra bendita como guía segura para sacar adelante a nuestra Familia, por encima de todos los obstáculos que se nos presenten.

–No esperemos a estar enfermos o al borde de la quiebra o de la muerte para recordar que existe un Dios que esta vestido de Misericordia y Omnipotencia.

¡Familia unida a Jesucristo, jamás será vencida!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor, para ayudar, danos fuerzas para perseverar y pon en nuestra boca las palabras precisas, en todo momento, para alentar, motivar y entusiasmar a nuestro futuro cónyuge.

Un pensamiento en “El Matrimonio es de 3. (3.14)

Responder a windows office Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.