El Matrimonio es de 3. (3.15)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Hombre y mujer Comprometidos, con esta lección termina este Tema por demás muy importante.

Fue un recorrido básico para conocer un poco más a este Hombre que quiso vivir entre nosotros y saber que se sentía ser humano para podernos ayudar más de cerca.

Dice así un fragmento del CIC # 1615: “Siguiendo a Cristo, renunciando a sí  mismos, tomando sobre sí sus cruces, los Esposos podrán comprender el sentido original del Matrimonio y vivirlo con la ayuda de Cristo. Esta gracia del Matrimonio Cristiano es un fruto de la cruz de Cristo, fuente de toda la Vida cristiana”.

En nuestra Vida Matrimonial querámoslo o no, e independientemente de todo, habrá que cargar una cruz a cuestas. Es nuestra decisión como pareja, si la queremos vivir con o sin Nuestro Señor Jesucristo. Sólo existen estas 2 opciones.

Dice así un fragmento del CIC # 1642: “Jesucristo sale al encuentro de los Esposos Cristianos. Permanece con ellos, les da la fuerza de seguirlo tomando su cruz, de levantarse después de sus caídas, de perdonarse mutuamente, de llevar unos las cargas de los otros, de estar sometidos unos a otros en el temor de Cristo. Y de amarse con un Amor Sobrenatural, delicado y Fecundo. En las alegrías de su Amor y de su Vida Familiar les da, ya aquí, un gusto anticipado del banquete de las bodas del cordero”.

Es un honor y un privilegio muy grandes, seguir y servir al Señor de Señores y Rey de Reyes, y contribuir fielmente con la misión encomendada “procread y multiplicaos, y llenad la Tierra”. Misión por demás importante, sobre todo en estos tiempos en que las parejas, empujados por el mundo moderno torcido, solamente quieren tener 1 ó 2 hijos.

A este paso, pronto no veremos niños casi en ningún lado. Porque los Padres ignorantes y manipulables, abrazan otras prioridades materialistas y comodistas impuestas por el mundo moderno torcido.

¡Señor Jesucristo, entra en mi Vida, entra en mi mente, entra en mi corazón y moldéame a lo que mejor convenga en mi Matrimonio!.

Aunque separados en el tiempo y el espacio, nos seguiremos poniendo  a sus órdenes en el siguiente Tema #4.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor, para ayudar, danos fuerzas para perseverar y pon en nuestra boca las palabras precisas, en todo momento, para alentar, motivar y entusiasmar a nuestro futuro cónyuge.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.