El Matrimonio es de 3. (3.4)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Hemos visto que hay personas que saben muy poco de Jesucristo y lo poco que saben no los seduce para querer conocerlo más. A pesar de que Nuestro Señor Jesucristo hace contacto con nosotros todos los días de muy diferentes maneras.

–Algunos son del tipo de personas que su día a día se reduce a buscar el pan diario, lo cual les cuesta mucho trabajo y terminan sin ganas para  pensar en nada ni en nadie más. Personas que por diversas circunstancias se encuentran sumidas en la ignorancia y la desesperanza.

–Otros son del tipo de personas que tienen juventud, belleza física, comodidades, en pocas palabras creen que “lo tienen todo” para gozar a su manera de la Vida. Así pasan sus días creyendo que su Vida está por demás resuelta. Sin tiempo para pensar en nada ni en nadie más.

Las excusas para no acercarnos a Nuestro Señor pueden muy diversas. Otros simplemente aunque conocen a Jesucristo, han decidido no tomarlo en cuenta.

La reflexión del día de hoy es muy simple: pueden vivir su Vida como mejor les parezca, pero quiera Dios Nuestro Señor que les siga dando las oportunidades para conocerlo, amarlo, seguirlo, imitarlo y servirle.

Hombre y Mujer Comprometidos: desafortunadamente esas oportunidades casi siempre solo se valoran en la adversidad, soledad o desesperanza. No esperemos este tipo de infortunios para abrazar fuertemente la cruz que nos ha tocado llevar.

Pero también afortunadamente tenemos un Dios que se pasa de Misericordioso y nos dejó una gran promesa, San Mateo 11, 28: “Vengan a mí todos los que estén cansados y agobiados, que Yo los aliviaré”. Esta es palabra de Dios.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor, ayúdanos para ayudar, danos fuerzas para perseverar y pon en nuestra boca las palabras precisas, en todo momento, para alentar, motivar y entusiasmar a nuestro futuro cónyuge.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.