El Matrimonio es de 3. (3.9)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Repasemos un poco los Elementos Esenciales para que se logre el Matrimonio como Dios Nuestro Señor lo manda, un Matrimonio Duradero y Feliz como lo desean todos los que conocen y aman a la pareja:

—Los futuros cónyuges reciben el Llamado de Dios Nuestro Señor a asumir la Vocación del Matrimonio como Camino de Santificación.

—El Único Matrimonio válido como lo instituyó Dios nuestro Señor  lo forman un Hombre y una Mujer, que con madurez se han prometido Fidelidad, Amor y Respeto hasta el fin de sus días.

—La Ceremonia Religiosa en el seno de la Iglesia Católica con Jesucristo Nuestro Señor como Testigo, lo involucra con los desposados para formar parte de esta Alianza Espiritual, que dará como resultado la Institución del Matrimonio, tal y como ha sido concebido por Dios Nuestro Señor desde el principio de los tiempos.

—Los nuevos cónyuges salen de la ceremonia tomados de la mano de Jesucristo, formando esta Alianza sobrenatural y reciben la recomendación de aferrarse a la protección y guía de Jesucristo Nuestro Señor por todo lo que dure su Vida terrenal.

Estos Elementos son Esenciales, porque cualquiera de ellos que falle o falte, dará como resultado un Matrimonio mal cimentado, desgraciadamente con muchas posibilidades de no lograrse exitosamente.

Así de manera sencilla y práctica se resume el inicio de una autentica y verdadera historia de Fidelidad, Amor y Respeto entre las 3 personas que conforman esta Alianza.

Seguramente el Mundo Moderno con las trampas impuestas por el maligno intentarán por todos los medios de deshacer esta Alianza, pero si los Cónyuges usan su Inteligencia, entonces juntos orarán así con sencillez en todo momento:

—Señor Jesucristo sigue tomándonos de tu mano bendita.

—Te consagro a mi Esposa(o) para que nos permitas seguir sirviéndote.

—Señor Jesucristo permítenos seguir adelante hasta la Santificación.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor, ayúdanos para ayudar, danos fuerzas para perseverar y pon en nuestra boca las palabras precisas, en todo momento, para alentar, motivar y entusiasmar a nuestro futuro cónyuge.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.