Votos del Matrimonio (4.11)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Indiscutiblemente la Fidelidad (no engañar, no traicionar, no mentir, no abandonar, luchar juntos, resistir juntos hasta el final) es algo Primordial en el Matrimonio.

Y lo recalcamos, porque si la Fidelidad llegara a violarse sucederán muchos indicios malos:

–Se rompe la Promesa. Tan públicamente presentada y abrazada.

–Se rompe el Compromiso. Tan auténticamente sostenido.

–Se pierde la Aceptación. Tan ansiosamente esperada.

–Se pierde el Amor. Tan heroicamente cultivado.

–Se pierde el Respeto. Tan valientemente ganado.

¿Entonces para qué tanta lucha y labor de conquista y convencimiento? Si a las primeras de cambio ya estamos buscando otra relación.

¿Entonces para qué tantos suspiros y comportamiento perfecto? Si a las primeras de cambio ya estamos actuando como idiotas.

¿Entonces para qué tanta inversión de tiempo y recursos? Si a las primeras de cambio ya estamos pregonando que estamos confundidos.

No se vale y tampoco podemos negar que:

–Tuvimos tiempo para madurar nosotros mismos.

–Tuvimos libertad para elegir entre diferentes opciones.

–Tuvimos oportunidades para reflexionar las decisiones tomadas.

–Tuvimos personas a nuestro lado de las cuales tomamos el ejemplo.

–Tuvimos horas y horas de pláticas de Preparación.

Si somos honestos e íntegros, no tendremos ninguna razón o justificación para ser Infieles. Si no somos un verdadero Hombre o una verdadera Mujer, los pretextos nos van a sobrar para ser Infieles.

Dejemos la Inmadurez y tomemos a nuestra pareja y demos gracias a Dios porque nos da la oportunidad de trascender de un Hombre y una Mujer comunes a los mejores seres humanos que jamás existieron.

-De trascender a la mejor Familia jamás formada.

-De trascender a la pareja más Fiel jamás vista.

Hombre y Mujer comprometidos recuerden: Fidelidad de pensamiento, palabra y obra.

Recuerden también: Fidelidad para no engañar, no traicionar, no mentir, no abandonar, para luchar juntos y para resistir juntos hasta el final.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y tu pareja!

Señor Jesucristo, gracias por todo lo que me has dado, y muy especialmente gracias por esta persona con la cual uniré mi Vida, mi proyecto y mi destino. Ayúdanos para procrear una Familia numerosa y un Matrimonio Tradicional duradero y feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.