Votos del Matrimonio (4.13)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Como nos hemos dado cuenta, en todas las etapas de la relación, debería existir una participación Mutua del Hombre y de la Mujer.

O lo que es lo mismo, una Reciprocidad de ambos Cónyuges en todos los ambientes, se deberá demostrar en cada acto diario de nuestra Vida Matrimonial.

Solo es cuestión de meditar brevemente que esto se debe solamente a la constante búsqueda del Equilibrio en la Relación, para evitar desavenencias, y….:

–Donde hay Equilibrio, hay Justicia en todos los terrenos.

–Donde hay Equilibrio, hay Igualdad de derechos y obligaciones.

–Donde hay Equilibrio, hay Seguridad de que todos se esfuerzan por igual.

Tanto el Hombre como la Mujer expresaron los mismos Votos del Matrimonio. Y ya sabemos cuáles son estos Votos y a qué nos referimos:

–Un Cónyuge que Acepta y el otro no = Un desequilibrio que alimenta el orgullo.

–Un Cónyuge que Promete y el otro no = Un desequilibrio que promueve el engaño.

–Un Cónyuge que es Fiel y el otro no = Un desequilibrio que desencadena problemas.

–Un Cónyuge que Ama y el otro no = Un desequilibrio que provoca insatisfacciones.

–Un Cónyuge que Respeta y el otro no = Un desequilibrio que ocasiona humillaciones.

Todos nosotros fuimos dotados con Inteligencia por Dios Nuestro Señor, y por tanto nos damos cuenta y sabemos que:

Reciprocidad = Equilibrio = Igualdad = una Armonía que mantener, procurando una Reciprocidad cada día más justa.

Y por el contrario, la contraparte nefasta:

No reciprocidad = Desequilibrio = Desigualdad = unos Problemas gratis que resolver, enmendando los errores, solicitando el perdón y provocando por convicción propia una auténtica Reciprocidad.

Hombre y Mujer Comprometidos, ¿si estamos tomando notas? Aunque es muy posible que no todos estos conceptos y actitudes nos aplican, al menos deberían merecer una básica y espontanea reflexión, que esperamos que la estén haciendo juntos.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y tu pareja!

Señor Jesucristo, gracias por todo lo que me has dado, y muy especialmente gracias por esta persona con la cual uniré mi Vida, mi proyecto y mi destino. Ayúdanos para procrear una Familia numerosa y un Matrimonio Tradicional duradero y feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *