Votos del Matrimonio (4.8)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Las frases completas de los Votos del Matrimonio presentadas en las 2 lecciones anteriores, (4.6 y 4.7), por lo general, tanto el Novio como la Novia las aprenden de memoria y así las recitan en la ceremonia.

Sabemos que la versión presentada por nosotros no es la única versión válida. Pero de cualquier manera es una versión aceptada y completa.

Sabemos también que en algunas comunidades se les acepta a los novios modificar las frases de los Votos del Matrimonio, siempre y cuando se incluya la esencia principal que es la Promesa de Fidelidad, Amor y Respeto.

Estas frases de los Votos, no dudamos que muchas parejas las mediten y las reflexionen de verdad, lo cual es lo deseable y es muchísimo mejor que simplemente recitarlas.

Porque es precisamente con esta reflexión y meditación de su significado, que nos daremos cuenta que trae consigo conceptos muy importantes, serios y fuertes como: Promesa, Fidelidad, Adversidad, Enfermedad, Amor, Respeto, Muerte.

Porque es precisamente con esta reflexión y meditación de su significado, que nos daremos cuenta que se pueden presentar algunos cuadros muy duros de afrontar.

Imaginemos un cuadro, que bien pudiera haber salido de la cruda realidad:

–El Esposo se queda sin trabajo y hasta después de 4 meses, encontró un nuevo empleo.

–En el momento que ya no hay ingresos, su Esposa ya se encontraba embarazada.

–Durante ese tiempo, falleció la madre de Él y tuvo que salir al frente  con los gastos.

–Por esta razón y algunas otras, se les terminó el poco dinero que tenían y tuvieron que pedir prestado para sobrevivir.

–Casi al final de ese periodo, le ganó el estrés y se apoderó de Él la desesperación, de manera que con las defensas bajas le sobrevinieron algunas infecciones.

–Pero su Esposa no dejo ningún día de orar a Jesucristo por su Esposo y finalmente cuando ya las cosas estaban muy graves, obtuvieron el empleo tan ansiado y buscado.

Un paréntesis para aclarar que Dios siempre sabe lo que hace, nunca se equivoca y nunca abandona a sus fieles.

–Hubo Fidelidad porque no hubo abandono, a pesar de la Adversidad y la Enfermedad.

–Hubo mucho Amor, pero de ese Amor Conyugal que ama la belleza interior de la persona. Ese Amor que lucha y se sacrifica por lo que uno ama.

–Y ténganlo por seguro que después de esta prueba la pareja adquirió más Fortaleza, Paciencia, Sabiduría y su relación terminó siendo más unida que nunca.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y tu pareja!

Señor Jesucristo, gracias por todo lo que me has dado, y muy especialmente gracias por esta persona con la cual uniré mi Vida, mi proyecto y mi destino. Ayúdanos para procrear una Familia numerosa y un Matrimonio Tradicional duradero y feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.