Fiel en la Prosperidad (5.1)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Estamos iniciando este nuevo Tema # 5 y mucho les agradecemos a los que nos han seguido hasta el momento. Iniciemos pues nuestra explicación.

La Prosperidad es un concepto que tiene mucho que ver con lo exterior y lo material de una persona. La definición aceptada por muchos dice que, la Prosperidad es el estado económico y social, satisfactorio y favorable.

Si este concepto está incluido en los Votos del Matrimonio, significa que Dios no está peleado con eso. Sí esta contemplado como un modus vivendi muy posible en la Vida Matrimonial. Siempre y cuando sea por las razones correctas.

Veamos cuáles son algunas Razones Incorrectas:

1–“El obtener la Prosperidad a cambio de no tener más hijos, es una razón incorrecta.

¿Se les hace conocido este comentario con premeditación, alevosía y ventaja?: “Esposa, tengamos solamente un hijo, para poder ahorrar y viajar y así también disfrutar más de la Vida. Si Esposo tienes razón, con un hijo es suficiente ¿para qué queremos más?”.

2–“El obtener la Prosperidad para poseer más comodidades de las necesarias a cambio de no tener más hijos, es otra razón incorrecta”.

¿Se les hace conocido este comentario de mentalidad consumista?: “Esposa, tengamos solamente un hijo, para poder tener una TV en cada habitación, 2 celulares y 2 tablets cada quien por si se descompone una y también para estrenar coche nuevo al menos cada 2 años. Si Esposo, tienes razón si tenemos más hijos no podremos estrenar muy seguido”.

3–“El obtener la Prosperidad para alimentar tu orgullo y ponderar a lo muy alto la belleza física a cambio de no tener más hijos, es otra razón incorrecta”.

¿Se les hace conocido este comentario de mentalidad egoísta?: “Esposo, tengamos solamente un hijo, para no perder mi figura esbelta y poderla lucir cada año cuando vayamos a la playa. Si Esposa, tienes razón si tenemos más hijos, probablemente pierdas tu belleza corporal que tanto me gusta.

Proverbios 18, 12: “Tras el orgullo viene el fracaso; tras la humildad, la prosperidad”. Esta es palabra de Dios.

Esto nos dice el Señor, que alimentando el orgullo, el egoísmo, la vanidad no habrá una Prosperidad que dure.

Daniel 4, 24: “Por tanto, siga su Majestad este consejo mío: actúe con rectitud y no peque más; ponga fin a sus maldades y ocúpese de ayudar a los pobres. Tal vez así pueda su Majestad seguir viviendo en paz y prosperidad”. Esta es palabra de Dios.

Esto nos dice el Señor, que actuando con Valores y alimentando la caridad, habrá una Prosperidad perdurable.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y tu pareja!

Señor Jesucristo, gracias te damos también por todo lo que no nos has dado, confiamos plenamente en Ti. Protégenos con tu sangre bendita de todo aquello que nos pueda dañar y ayúdanos a seguir predicando tu ejemplo a los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.