Fiel en la Prosperidad (5.10)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Todos estamos conscientes que muchas de las veces no es posible comprar todas las cosas de riguroso Contado. Sera necesario a veces adquirir ciertos bienes con pagos a crédito.

Aunque se complica un poco la planeación, pero igualmente en este caso, debemos poner mucha atención a los plazos de vencimiento de los pagos por este medio.

–¿Que habrá gastos imprevistos? Pues sí, pero Dios Nuestro Señor hará que también tengamos buenas rachas.

–¿Qué habrá malas rachas? Pues sí, pero Dios Nuestro Señor hará que también haya Unión Familiar.

A este respecto les cuento el testimonio por lo que pasó una Familia:

“»»Pues resulta que esta Familia pasó por una mala racha y vivían al día, o sea que todo lo que el Papá ganaba en su semana, se gastaba en lo más indispensable que era estrictamente alimentos, escuelas y transportes. Y así por varias semanas duró esta situación, la cual estaba acumulando en Él cierta frustración y desasosiego.

Y para terminar de complicar la situación, un extremoso día viernes por la tarde, pasó al cajero automático del Banco, como todos los viernes para retirar su salario. Y cuál fue su sorpresa que su cuenta estaba en “cero” pesos, aparentemente no le depositaron nada a su cuenta. Le habló a su jefe para saber qué había pasado, quien le dijo que no sabía pero que el lunes temprano se resolvería.

Coraje, desilusión, impotencia, estrés. Todo eso se entremezcló en su mente y en su corazón. Ganas de gritar, de llorar, de rezar, todo al mismo tiempo, exclamó: Dios mío, ¿Qué está pasando? ¿Porque a mí? Mientras una lágrima resbalaba de cada uno de sus ojos. Un sentimiento de impotencia se apoderó de todo su ser. Y así permaneció por algunos minutos, tratando de encontrarle algún sentido a esa situación.

Regresó a su casa, arrastrando su figura, como si de pronto 40 años se le hubieran caído encima y así le tuvo que contar a su Esposa para juntos encontrar alguna solución para esos 3 días sin dinero. ¿Pedir prestado tal vez? O ¿vender algo que alguien quisiera comprar? Sus 3 hijos escucharon la triste conversación y juntos le llevaron el monto de sus ahorros que justo era lo que iban a necesitar para comer esos 3 días.

De momento él se negó a aceptar tal sacrificio, pero su Esposa lo convenció que sus 3 hijos se iban a sentir muy importantes si Él aceptaba, lo cual hizo, pero con la promesa que salió de esos labios secos de que les regresaría hasta el último centavo”»».

Dice el conocido refrán: “Dios aprieta, pero no ahorca”, u otro muy parecido: “Cuando se te cierran todas las puertas, Dios siempre deja abierta una ventana”.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y tu pareja!

Señor Jesucristo, gracias te damos también por todo lo que no nos has dado, confiamos plenamente en Ti. Protégenos con tu sangre bendita de todo aquello que nos pueda dañar y ayúdanos a seguir predicando tu ejemplo a los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.