Fiel en la Adversidad (6.12)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Esperamos que hasta este punto de avance del Tema # 6, se haya comprendido que la Adversidad en el Matrimonio tiene un propósito, siempre hacia la mejora de la relación.

La Adversidad diaria se debe aprovechar para afianzar los lazos de Amor de la Pareja. Honrar con Amor el ser Fieles en la Adversidad, como se prometió en la ceremonia del Matrimonio Cristiano. Celebrar mutuamente las victorias, que aunque pequeñas, pero que contarán igual que cuando se supera algo grande.

El que ambos cónyuges salgan triunfantes de los obstáculos del Matrimonio es confirmar que son un equipo trabajando juntos para demostrar que su Amor vale la pena defenderlo contra todo y contra todos.

–El salir adelante juntos después de la perdida de algún ser querido, es sin duda la mejor muestra de Amor entre los cónyuges.

–El salir juntos de una etapa depresiva por algún problema grave, es una de las mejores victorias para enorgullecerse.

–El salir juntos de deudas, pagando y economizando, es un triunfo común de los Dos.

–El salir adelante con el nacimiento del primer hijo a pesar de las penalidades normales, indudablemente también es un triunfo común de los Dos. Al igual que con todos los demás hijos que Dios les mande.

–El haber comprado cada uno de los muebles con mucho sacrificio y privaciones, se debe convertir en  lazos de unión más fuertes.

La Adversidad nunca debería ser un motivo o un pretexto de separación o de rendición. El darse por vencidos, nunca debería estar ni siquiera en el pensamiento de ninguno de los cónyuges, mucho menos llevarlo a la acción.

Esto dejó plasmado Nuestro Señor Jesucristo en San Juan 16, 33: “Les digo todo esto para que encuentren la paz en su unión conmigo. En el mundo, ustedes habrán de sufrir, pero tengan valor: Yo he vencido al mundo”. Esta es palabra de Dios.

Nuestro Señor nos lo dice: tengamos valor y junto con Él también venceremos al mundo.

–Enamoramiento + aprovechamiento de la Adversidad = mayor oportunidad de afianzar la relación.

–Relación afianzada + aprovechamiento de la Adversidad = Plenitud del Amor Conyugal.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y tu pareja!

Señor Jesucristo, gracias te damos por estar con nosotros en los momentos de prueba. Sabemos y confiamos que aunque nos agobien las mayores adversidades, si permanecemos tomados de tu mano bendita, nunca nos abandonarás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.