Fiel en la Adversidad (6.16)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Pues con esta lección damos por terminado el Tema # 6, y que mejor que terminarlo con un mensaje de Dios Nuestro Señor, un mensaje lleno de esperanza y confianza en Él. No cabe duda que tenemos el mejor de los Padres, quien no ceja nunca en su empeño de ofrecernos su Amor y su ayuda incondicional.

Leemos esto en Eclesiástico 2, 1-13: “Hijo mío, cuando te acerques al temor de Dios, prepárate para las pruebas; mantén el corazón firme, sé valiente, no te asustes en el momento de la prueba; pégate a Él, no lo abandones, y al final serás enaltecido.

Acepta cuanto te suceda, aguanta enfermedad y pobreza, porque el oro se acrisola en el fuego, y el hombre que Dios ama, en el horno de la pobreza. Confía en Dios, que él te ayudará; espera en Él, y te allanará el camino.

Los que teméis al Señor, esperad en su misericordia, y no os apartéis, para no caer; los que teméis al Señor, confiad en Él, que no retendrá vuestro salario hasta mañana; los que teméis al Señor, esperad bienes, gozo perpetuo y salvación; los que teméis al Señor, amadlo, y Él iluminará vuestros corazones.

Fijaos en las generaciones del pasado: ¿quién confió en el Señor y quedó defraudado?; ¿quién esperó en Él y quedó abandonado?; ¿quién gritó a Él y no fue escuchado? Porque el Señor es clemente y misericordioso, perdona el pecado y salva del peligro”. Esta es palabra de Dios.

Sería bueno si pueden imprimir este mensaje y enmarcarlo para que todos los días lo lean y se acuerden que no están solos ni un minuto de su Vida.

Hombre y Mujer Comprometidos, la conclusión final es que tomados de la mano de Dios Nuestro Señor, la Adversidad es una cosa muy buena, porque:

–Nos obliga a hacer cosas, para contrarrestarla y crecer espiritualmente en el intento.

–Nos obliga a hacer cosas que normalmente no haríamos, seríamos sedentarios.

–Al vencer la Adversidad, la Vida nos regresa a cambio Fortaleza y carácter fuerte.

Pues estimadísimos Comprometidos, Novios y Esposos, con esta lección damos por terminado el Tema # 6.

¡Que Dios Nuestro Señor los siga guiando y protegiendo!

Aunque separados en el tiempo y el espacio, nos seguiremos poniendo  a sus órdenes en el siguiente Tema #7.

Seguiremos esperando sus comentarios y/o dudas si es que las hay.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y tu pareja!

Señor Jesucristo, gracias te damos por estar con nosotros en los momentos de prueba. Sabemos y confiamos que aunque nos agobien las mayores adversidades, si permanecemos tomados de tu mano bendita, nunca nos abandonarás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.