Fiel en la Adversidad (6.5)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Es una cosa bien cierta que: «Las situaciones estables no existen». En todo momento los cambios están latentes para bien o para mal.

Y en estos cambios es donde aplicaremos todas nuestras virtudes y talentos para salir adelante. Y sabiamente usaremos toda nuestra fuerza, pidiéndole su ayuda a Dios Nuestro Señor y a nuestro cónyuge.

Otra cosa también bien cierta es que Dios no nos manda la Adversidad, si acaso la permite. Job 1, 12: “Entonces dijo Yahvé a satán: <Te doy poder sobre todo cuanto tiene, pero a él no lo toques> Y satán se retiró de la presencia de Yahvé”. Esta es palabra de Dios.

Se recomienda leer la historia inspiradora de Job en la Sagrada Biblia, para comprender hasta dónde puede llegar la resistencia humana ante la Adversidad, sin perder la Fe y la confianza en Dios, que es precisamente lo que hace Job, mantenerse firme a pesar de la Adversidad.

Y en este tipo de eventos que se nos hacen negativos, es donde se prueba nuestra Fe.

Para muestra otro botón, Job 2, 7-10: “Salió satán de la presencia de Yahvé e hirió a Job con una llaga incurable desde la punta de los pies hasta la coronilla de su cabeza. Job tomó entonces un pedazo de teja para rascarse y fue a sentarse en medio de las cenizas. Entonces su Esposa le dijo: ¿todavía perseveras en tu Fe? ¡Maldice a Dios y muérete! Pero Job le dijo: <hablas como una tonta cualquiera>. Si aceptamos de Dios lo bueno ¿Por qué no aceptaremos también lo malo? En todo esto Job no pecó con sus palabras. Esta es palabra de Dios.

Hombre y Mujer comprometidos, se estarán preguntando si ¿sólo es cuestión de Fe y Confianza en Dios? Y la respuesta es un rotundo SI.

¿Es difícil mantener la Fe y la Confianza en Dios, cuando aparentemente se está solo, sin pertenencias y enfermo, en medio de la tormenta? Pues si es difícil, pero con la ayuda de Dios todo es posible. Hagamos nuestra parte y estemos seguros que Dios Nuestro Señor hará la suya.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y tu pareja!

Señor Jesucristo, gracias te damos por estar con nosotros en los momentos de prueba. Sabemos y confiamos que aunque nos agobien las mayores adversidades, si permanecemos tomados de tu mano bendita, nunca nos abandonarás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.