Fiel en la Adversidad (6.9)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Cuando se tiene un problema o se está pasando por una situación difícil y adversa, lo más normal y común es que queramos salir lo más pronto de ahí. Y debido a esa prontitud con la que nos conducimos, muchas de las veces tomamos decisiones sin pensarlo demasiado y esto no siempre funciona como lo deseamos.

En la medida de lo posible, es importante detenerse un poco para evaluar la situación, muchas de las veces, esto nos dará otra perspectiva del problema y de su posible solución.

–Tomar fuertes aspiraciones de aire puro, suele despejar la mente casi instantáneamente.

Indudablemente los sentimientos y pensamientos negativos en las situaciones adversas, nublan nuestro entendimiento a tal punto que no nos dejan pensar correctamente.

–Tomarnos el tiempo para hacer una oración, suele hacer el milagro de recobrar la calma y la paz para replantear.

Ya en la Vida real, pasamos la mayor parte del día en el trabajo que desempeñamos. Esto nos va creando, en mayor o menor grado, una acumulación de estrés. Que nos dejará en un estado de carga emocional.

Este estrés es importante que aprendamos a manejarlo eficazmente, con el fin de evitar que esa carga emocional, no la descarguemos con los que ninguna culpa tienen, al regresar a nuestro hogar después de la jornada laboral: Nuestra Familia.

–Solo es cuestión de madurez emocional, es cuestión de Amor, es cuestión de Sabiduría.

Existe mucha literatura acerca del manejo del estrés, y no estará de más que leamos algunos artículos sobre este tema. El propósito de estas líneas no es aprender a manejar el estrés, sino solo recalcar que nunca lo debemos de tomar a la ligera.

Ya que un estrés mal encauzado, puede ser causa de problemas con nuestra Familia que más de alguna vez desencadenen eventos indeseables y desafortunados.

–Tomarnos el tiempo todos los días para hacer una oración por Nuestra Familia, hará el milagro de refrenar cualquier intención de dañarla.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y tu pareja!

Señor Jesucristo, gracias te damos por estar con nosotros en los momentos de prueba. Sabemos y confiamos que aunque nos agobien las mayores adversidades, si permanecemos tomados de tu mano bendita, nunca nos abandonarás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.