Fiel en la Salud (7.10)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

He aquí la parte que estamos tratando de desarrollar, la cual viene simplificada en el Catecismo de la Iglesia Católica:

CIC# 1653: “La Fecundidad del Amor Conyugal se extiende a los frutos de la Vida Moral, Espiritual y Sobrenatural que los Padres transmiten a sus hijos por medio  de la educación. Los Padres son los principales y primeros educadores de sus hijos. En este sentido, la tarea fundamental del Matrimonio y de la Familia es estar al servicio de la Vida”.

—Y en lo referente a la Fecundidad Espiritual: enseñar a nuestros hijos con el ejemplo y con congruencia todos los Preceptos que nos manda la Santa Iglesia Católica. Llamada también Educación en la Fe. Principalmente encaminados a conocer nuestra religión y a ser instrumentos para llevar el evangelio a donde quiera que vayamos y al mismo tiempo imitar a Nuestro Señor Jesucristo amando y ayudando a nuestros semejantes.

La Niñez con valores es un doble fruto, biológico y moral al mismo tiempo. Pero la Niñez aplicando con convicción los preceptos de la Iglesia  es además un Fruto Espiritual. Un fruto de triple valor.

Otro ejemplo muy claro de: ¿Qué son los Frutos Espirituales?, es cuando nosotros y nuestros hijos hagamos con regularidad y naturalidad las 14 Obras de Misericordia a nuestros prójimos necesitados. Asimismo con el cumplir con los mandamientos de la Iglesia.

—Y en lo referente a la Fecundidad Sobrenatural: es abrazar con gran humildad y obediencia nuestra vocación aquí en la Tierra, tanto que si fuimos llamados a la Vida Religiosa, como si fuimos llamados a formar una Familia, como Padres y Madres comprometidos con engendrar la Vida y defenderla hasta las últimas consecuencias.

Finalmente entonces, nosotros como Padres de Familia, cuando al final de nuestros días vemos que nuestros esfuerzos, ejemplos y congruencias dan por resultados que a su vez, nuestros hijos lograron formar una Familia como Dios manda, estamos presenciando un fruto cuádruple:

1–Fruto Biológico, porque existen y gozan de perfecta salud.

2–Fruto Moral, porque practican los Valores y Principios que los han hecho Hombres y Mujeres de bien.

3–Fruto Espiritual, porque aplicaron como Dios manda, los Preceptos que estamos llamados a perfeccionar para ser dignos de llamarnos Hijos de Dios.

4—Fruto Sobrenatural, porque finalmente le darán forma a la misión de “Procread y multiplicaos” al abrazar su Vocación para la que fueron llamados y decidieron defender la Vida y formar una Familia. Este Cuarto fruto Espiritual aplica igual si abrazaron su Vocación y decidieron dedicarse a la Vida Religiosa.

Hombre y Mujer Comprometidos, están a punto de iniciar el ascenso y la aplicación de los 4 niveles de Fecundidad. Pidan a Nuestro Señor Jesucristo que los ilumine en este camino y que los lleve en su defensa de la Vida, a un Feliz término. Para que así continúe la gran cadena de la Vida.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, permítenos seguir adelante, hoy y siempre con perfecta Salud. Porque muy poco es cuanto hemos hecho hasta el día de Hoy. Te consagramos nuestra Vida Juntos y todos nuestros proyectos, sueños y anhelos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.