Fiel en la Salud (7.7)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

En las lecciones pasadas hemos hablado de como preservar un estado de Salud excelente. Pero también queremos resaltar la relación que existe entre estar muy saludables y ser infieles. Y es sencillamente porque estar Sanos nos hace más propensos a ser infieles, ya que las “tentaciones del mundo moderno”, nos seguirán como abejas en un panal.

Esas tentaciones son del tipo sexual y sentimental, quienes de manera muy insistente y provocativa, tratarán de que faltemos a nuestro Voto de Fidelidad en la Salud. Lo que nos llevará a Traicionar a nuestra Pareja.

—Este tipo de tentaciones del tipo sexual y sentimental, ¿a quién seguirán o elegirán más? ¿O aunque nosotros las busquemos y provoquemos?:

-¿A alguien que esté muy saludable o a alguien que destile enfermedad por todos lados?

-¿A alguien que se vea atlético(a) o a un pasado de peso o alguien famélico(a)?

-¿A alguien que demuestre resistencia para el trabajo o a alguien que no aguanta nada?

-¿A alguien con buena condición física o al que apenas se agita un poco y se la pasa tosiendo?

-¿A alguien que es muy activo(a) o a alguien sedentario(a) o con ociosidad crónica?

-¿A alguien que tiene su cuerpo incólume o a alguien que ya tuvo varias cirugías?

-¿A alguien que no toma ninguna droga o al que toma muchas medicinas?

Las respuestas son muy obvias. Nadie en su sano juicio, si puede elegir, elegiría rebajarse. Es lógico que “las tentaciones del tipo sexual y sentimental” no elegirán nunca al enfermo, sino al que goza de excelente Salud, para sus malsanos motivos.

Hombre y Mujer Comprometidos, de cualquier manera luchemos por estar Saludables por nosotros mismos, no pensemos nunca en hacerlo por complacer a los demás.

–Si necesitamos bajar de peso, hagámoslo por Salud, no por aceptación de los demás.

–Si queremos estar atléticos, hagámoslo por Salud, no por darle gusto a los demás.

–Si queremos entrenar para competir, hagámoslo por Salud, no por impresionar a los demás.

Confiemos en Dios que al darnos también la Salud Mental, Emocional y Espiritual, nos estará llenando de convicciones suficientes para no caer en la tentación de Traicionar o Abandonar a Nuestra pareja.

Pues alguien que haga esto, es señal inequívoca que está enfermo(a) de BAJEZA, una de las peores enfermedades típicas de las personas despreciables.

Sigamos confiando en Dios, pues Él es el único que sabe lo que nos conviene, Él sabe por qué hace las cosas,  Él sabe por qué nos pide las cosas y Él nunca se equivoca.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, permítenos seguir adelante, hoy y siempre con perfecta Salud. Porque muy poco es cuanto hemos hecho hasta el día de Hoy. Te consagramos nuestra Vida Juntos y todos nuestros proyectos, sueños y anhelos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.