Fiel en la Salud (7.8)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Es una máxima natural que: “Con Salud podemos hacer casi todo y por el contrario, sin Salud no podremos hacer casi nada”.

Alguien que haya padecido el tener una simple uña enterrada o un dolor de muelas, sabe de qué estamos hablando, sabe que es una molestia y un dolor muy grande, y peor aún si ya está infectada. No se le desea a nadie.

Hoy se nos hace el llamado para usar ese tiempo pleno de Salud, para crear Fecundidad para que nuestra Familia crezca. Aprovechar la Salud también en Generar, Producir y Construir bienestar para nuestra Familia.

Y el resultado o fruto final será un núcleo familiar sólido, con bases fuertes, con la preparación indispensable para enfrentar los embates de la Vida. Sobre todo en estos tiempos, en que nuestro mundo está de cabeza, un mundo gobernado por el miedo, la violencia y la impunidad.

Y qué mejor que estando Sanos de Cuerpo, Mente y Espíritu para procrear seres únicos que puedan contrarrestar este gobierno maligno con un Crecimiento Familiar en cantidad pero también en calidad, fructificando:

–Personas que actúen y se comporten con Valores y Principios.

–Personas que amen a Jesucristo Nuestro Señor, por sobre todas las cosas.

–Personas que imiten a Nuestro Señor Jesucristo en su misión evangelizadora.

–Personas que por donde quiera que vayan, dejen sembrada la semilla del Amor.

–Personas que defiendan la Vida y la Fidelidad, como una férrea y muy arraigada convicción.

–Personas que destilen apoyo para todo aquel que más lo necesite.

Hombre y Mujer comprometidos, recordemos que somos privilegiados por la Misión que Dios Nuestro Señor nos encomendó, Génesis 1, 27-28: “Dios creó al Hombre a imagen de Dios, lo creó Varón y Mujer, y los bendijo diciéndoles: procread y multiplicaos y llenad la Tierra”. Esta es palabra de Dios.

Una Misión de Fecundidad, que no se le puede encomendar a Nadie más, por más inventos que quieran impulsar las mentes “progresistas” del Mundo Moderno torcido y corrupto.

–La pareja entre un Hombre y una Mujer son los Únicos bendecidos por el Creador.

–Estar a favor del aborto nunca será “multiplicaos y llenad la Tierra”.

–El mandato y la misión de “procread”, solo puede ser realizada por un Hombre y una Mujer.

–Dios Nuestro Señor solo creó 2 géneros, todo los demás son “creaciones” humanas torcidas.

–Tener uno o 2 hijos en la Familia, es solo “sumar” un poco, por mucho, nunca será equivalente a “multiplicar”.

–Si solamente tenemos uno o 2 hijos, será muy difícil “llenar la Tierra”.

Meditémoslo un poco y veremos que Dios Nuestro Señor nos encomendó esta hermosa y privilegiada tarea porque “Él sabe algo que nosotros no sabemos”, pero confiemos en Él, pues nunca se ha sabido que defraude a sus Fieles.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, permítenos seguir adelante, hoy y siempre con perfecta Salud. Porque muy poco es cuanto hemos hecho hasta el día de Hoy. Te consagramos nuestra Vida Juntos y todos nuestros proyectos, sueños y anhelos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.