Las Decisiones (9.1)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Iniciando el día de hoy este Tema #9, esperando que también les sea de utilidad a todos los seguidores, que decidieron perseverar. No olviden hacernos saber sus comentarios, los cuales serán siempre como música para nuestros oídos.

Todos los Hombres y Mujeres de todos los tiempos, hemos tomado decisiones, unas buenas otras malas, pero una cosa es segura: “Todas las decisiones traen consecuencias”. Algunas previstas y otras completamente imprevistas.

Para todo el mundo racional, tomar decisiones es el pan de todos los días, desde el momento que nos levantamos, estamos tomando decisiones, algunas se toman sin pensar, otras sí las analizamos un poco

Y hay otras decisiones como el Noviazgo y el Matrimonio que definitivamente sí requerirán tiempo y convivencia para tomarlas.

Hay momentos en la Vida de todos nosotros, que nos asaltan una serie de preguntas existenciales:

–¿Por qué estamos así, aquí y ahora?

–¿Cómo hemos llegado hasta este punto de nuestra Vida?

–¿En qué momento tomamos una decisión, que “No” debimos haber tomado?

–¿En qué momento “No” tomamos una decisión, que “Sí” debimos haber tomado?

Y en ese momento existencial, nuestras mentes reflexionan. “Todas las personas del mundo, de todas las épocas, han tenido que vivir sus Vidas, según las decisiones que han tomado”.

En cada minuto de la Vida de todos, cada quien decide el rumbo que ha de llevar a su Alma al éxito o al fracaso.

“Cada uno de nosotros hemos sido los principales y únicos causantes de lo que han sido nuestras Vidas, aunque no lo queramos o podamos aceptar, nadie más lo ha hecho por nosotros”.

Tenemos Libre Albedrío, un don que Dios nos regaló, como prueba de nuestra individualidad y para que nos sintiéramos libres de escoger cada paso y de tomar cada decisión, buena o mala.

Aun así, podemos decidir que “Nuestro Libre Albedrio esté empatado con la Voluntad de Dios”, y así nuestra esperanza estará mejor cimentada.

Si lo hacemos de esta manera: ¡Podemos estar completamente seguros que Dios Nuestro Señor nunca nos dejará llegar hasta este día, en cualquier situación, sin tener un gran motivo para nosotros!

Nuestra Fe y confianza en Él, se fortalecerá recordando todos esos momentos de prueba y adversidad que hemos experimentado, en los cuales Dios nos ayudó. Y estos recuerdos nos harán recuperar nuestras energías, sabiendo que Él siempre está con Nosotros.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, ayúdanos a saber lo que nos conviene por medio del discernimiento Divino. Confiamos plenamente en Ti porque sabemos que estaremos perfectamente plenos, si empatamos tu Santa Voluntad  con nuestro Libre Albedrío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.