Las Decisiones (9.10)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

La relación entre un Hombre y una Mujer puede pasar por diferentes etapas antes de llegar al Matrimonio.

Aunque no hay obligación de que sea así, ni tampoco es regla, pero lo ideal es empezar desde una relación de Amistad, pasando luego por una relación de Noviazgo, para llegar luego a una relación de Compromiso, lo que dará por resultado finalmente en un Matrimonio bien logrado.

En todas estas etapas existen reglas, límites y comportamientos, hasta cierto punto bien definidos. Solo por poner unos ejemplos:

–En la etapa amistosa no se pueden dar un beso apasionado, tan sólo de cachetito, a diferencia de las etapas del Noviazgo y Compromiso. Decidan acatar esto y seguirá habiendo equilibrio.

–En las etapas de Amistad, Noviazgo y Compromiso, no debe haber relaciones sexuales, las cuales están consagradas hasta el Matrimonio. Decidan esperar y al hacerlo en gracia de Dios, las recompensas y bendiciones serán innumerables.

–Salir de cita con alguien más, solo está permitido en la etapa amistosa. Decidan tomarlo natural y la Vida seguirá su curso normal.

–El Respeto debe estar presente en todas las etapas de la relación, y aún más en el Matrimonio, porque se convirtió en una Promesa al expresar los Votos. Decidan practicarlo y esto les formará una personalidad de mucha confianza.

–En las etapas de Amistad y Noviazgo no hay ningún compromiso de que alguien se tenga que hacer cargo de los gastos. Responsabilidad que recae en el Varón en las etapas del Compromiso y sobretodo en el Matrimonio. Decidan que esto es lo correcto y disfruten cada etapa intensamente.

Y así pudiéramos enumerar más de estas reglas, aunque solo podemos asegurar que sí son bastantes.

Dios Nuestro  Señor por medio de su Palabra en la Sagrada Biblia, también por medio del Catecismo de la Iglesia Católica y las enseñanzas de la Vida, se encargarán de instruirnos convenientemente para que todo marche como Dios lo manda.

Por supuesto, es lógico que debemos tener la iniciativa de leer mucho para saber cuál debe ser nuestro actuar y nuestro pensar, como Dios lo pide.

La calidad de la relación que se tiene en determinado momento es el resultado de que tan excelente nos dedicamos a respetar estas reglas, límites y comportamientos.

Dependiendo de la etapa de que se trate, y si la relación va mal, no hablemos de culpables, más bien afrontemos con madurez y carácter, la responsabilidad de nuestros actos o nuestra omisiones y reconozcamos cuando fue por nuestra causa.

Hombre y Mujer Comprometidos, pongamos manos a la obra para restaurar lo que se requiera, adquiramos hábitos de excelencia en el actuar y el decidir lo que es mejor para nuestra Unión.

Dios Nuestro Señor nos dotó con una gran inteligencia perfecta, y por lo mismo sabemos perfectamente lo que está bien y lo que está mal. ¡Basta ya de actuar infantilmente y querer pasar por alto nuestro mediocre comportamiento!

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti ya tu pareja!

Señor Jesucristo, ayúdanos a saber lo que nos conviene por medio del discernimiento Divino. Confiamos plenamente en Ti porque sabemos que estaremos perfectamente plenos, si empatamos tu Santa Voluntad  a nuestro Libre Albedrío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.