Las Decisiones (9.14)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Este aspecto de tomar Decisiones, algunas veces tiene que ver con la historia de cada uno de nosotros como hijos y miembros de nuestra Familia de la que provenimos.

Es una materia muy compleja, ya que parte del hecho de que cada uno de nosotros somos el resultado del cúmulo de nuestras experiencias a lo largo de nuestra niñez y juventud.

Independientemente de cómo nos haya tratado la Vida, viviendo con nuestros Padres: “Dios Nuestro Señor nos dotó de una inteligencia óptima para analizar nuestra situación en cualquier momento y dilucidar o discernir la mejor de las soluciones o cambios”.

–Si por alguna razón somos tímidos, esto nos impedirá vivir intensamente y decidir plenamente de acuerdo a lo que deseamos. Nos inhibirá demasiado al momento de entablar una relación y debido a la timidez, nuestra pareja y los demás, decidirán por nosotros. Lo cual “a todas luces” se ve que no es bueno ni deseable.

Por lo tanto, utilicemos la Inteligencia que Dios nos dio y busquemos la manera de “curarnos” de esa timidez. Sabemos los casos de varios de nuestros allegados que lograron vencer su timidez. Y con esto lograron ser los principales protagonistas de su propia Existencia. Solo se requiere pedir el apoyo del Espíritu Santo de Dios.

–Si por alguna razón tenemos complejos, los cuales son maneras muy particulares y arraigadas de actuar y sentir. Esto también nos impedirá ser nosotros mismos y siempre habrá alguien que tratará de aprovecharse de eso. Y en cuestión de nuestras relaciones humanas, seremos vulnerables de tratos negativos. Lo cual “a todas luces” se ve que no es bueno ni deseable.

También aquí aplica que utilicemos la Inteligencia que Dios nos dio y busquemos la manera de superar con trabajo arduo esos complejos que nos están haciendo daño. Ayudados por el Espíritu Santo de Dios, nada puede fallar.

–Si por alguna razón somos personas inseguras, lo cual siempre nos bloqueará para saber tomar decisiones. La persona insegura, puede tener toda la información que necesita y haberla analizado de manera correcta, pero siempre la asaltarán las dudas, de cual decisión debe tomar. Viven en una zozobra, que no los hace disfrutar de sus relaciones con su pareja y con los demás. Lo cual “a todas luces” se ve que no es bueno ni deseable.

La solución nuevamente es recurrir a aplicar toda Nuestra inteligencia que Dios nos dio, empecemos con decisiones simples apoyándonos en el Espíritu Santo de Dios, y practiquemos tomar decisiones acertadas cada vez más complejas.

Hombre y Mujer Comprometidos, he aquí solo una pequeñas pautas para señalar sólo algunos de los comportamientos nocivos de nuestra personalidad. Les toca por su parte e iniciativa, profundizar juntos en estos y otros temas, y con el gran Amor que se tienen debe llevarlos a una gran seguridad de que todo está saliendo muy bien y más adelante va a resultar excelente.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, ayúdanos a saber lo que nos conviene por medio del discernimiento Divino. Confiamos plenamente en Ti porque sabemos que estaremos perfectamente plenos, si empatamos tu Santa Voluntad  a nuestro Libre Albedrío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *