Las Decisiones (9.9)

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Es muy común y también parte de la Naturaleza humana que nos decidamos y nos inclinemos por buscar como Novio(a) a alguien:

–Que tenga estética en todas las partes visibles de su cuerpo. Nos agrada sobremanera que nos vean acompañados, o de la mano o abrazados de una belleza humana auténtica.

–Que sea poseedor(a) de una sonrisa inigualable y que además que tenga una voz y acento muy agradables y especiales.

–Que sea carismático(a) y demuestre ese don de gentes que le cae bien a todos.

–Que sea talentoso(a) en diferentes áreas de las ciencias o las artes. Y esto lo haga una persona muy popular.

Y mucho mejor si es el soltero(a) más codiciado(a) del momento.

Todo esto está muy bien, están en todo su derecho y libertad de buscar novio(a) y tomar la decisión con alguien que cubra con estas características. Y definitivamente no tiene nada de criticable.

Sólo que algunas de estas características son efímeras:

–La belleza se acaba muy pronto. Junto con la sonrisa y la voz agradable.

–En las primeras tormentas del Matrimonio, el carisma, el don de gentes y los talentos, pasan a un segundo término, pues lo que más se necesita para vencerlas son la Valentía, el Carácter, la Fortaleza y el Espíritu de Lucha.

Es por eso que las características que propician el enamoramiento son buenas pero sólo como “Un Inicio Prometedor”.

Uno de los 7 “Postulados de Oro del Amor Verdadero” dice así: “Pasar al plano espiritual lo más pronto posible para asegurar una relación de Almas, aquí en la Tierra”.

Es lo más normal, que el Amor Verdadero y Auténtico empiece por esta etapa de enamoramiento por lo físico, la cual es una etapa de inmadurez por donde quiera que se vea.

Y si queremos realmente que nuestro Matrimonio y nuestro Amor dure toda la Vida, pues  lo verdaderamente importante es que no se quede ahí, se requiere pasar lo más pronto posible a la etapa de madurez espiritual.

Es extremadamente necesario pasar de una relación de cuerpos (física), a una relación de mentes (emocional) y finalmente a una relación de almas (espiritual).

Y esto se logra de una manera muy sencilla: “Sólo tienen que ver más allá, con los ojos del alma”:

–Más allá de sus ojos: cómo siente, cómo piensa, cómo actúa, y……. amarla(o).

–Más allá de sus palabras: cómo es, cómo reacciona, cómo demuestra, y…….. amarlo(a).

–Más allá de sus emociones: cómo ríe, como es feliz, como ama, como llora, y….. amarla(o).

–Más allá de sus temores: cómo lucha, cómo se defiende, cómo vence, y……. amarlo(a).

“Vean más allá: al ser humano que tienen enfrente, que los ama y lo que más quiere es dar su Vida por formar una Familia contigo”.

Hombre y Mujer Comprometidos, estamos seguros que por el Amor que se tienen, quieren que su Matrimonio dure toda la Vida, pues entonces visualícense y trasciendan a verse más allá, sin límites, sin condiciones, sin escatimar esfuerzos, pues es su Felicidad y la de sus futuros hijos, lo que está en juego.

¡Que Dios todopoderoso te bendiga a Ti y a tu pareja!

Señor Jesucristo, ayúdanos a saber lo que nos conviene por medio del discernimiento Divino. Confiamos plenamente en Ti porque sabemos que estaremos perfectamente plenos, si empatamos tu Santa Voluntad  a nuestro Libre Albedrío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.