8 precauciones para proteger tu Matrimonio de la infidelidad.

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

               Estos consejos, publicados en Christianity Today (verano 2006, Vol. 23, n2, pág. 42) son de Jill Savage (www.jillsavage.org), fundadora de www.hearts-at-home.org

“La historia es siempre la misma: el cónyuge infiel desarrolló una relación que empezó como una inocente amistad, con alguien que le escuchaba, que se preocupaba”.

 “Necesitamos plantar un seto de protección alrededor de nuestro Matrimonio, volvernos inaccesibles voluntariamente, lo que mantendrá la tentación lejos y hará del Matrimonio una prioridad”

Precaución 1:

               Elige sabiamente. Evita pasar tiempo innecesario con alguien del sexo opuesto.

Precaución 2:

               Comparte sabiamente. Si estás compartiendo con alguien secretos e intimidades sobre ti y tu Matrimonio que no has compartido con tu cónyuge, eso es una señal de alerta.

Precaución 3:

               Procura estar en sitios públicos. No te cites a solas con alguien del otro sexo. Si un compañero(a) te invita a comer o a que le acompañes, haz que venga una tercera persona.

Precaución 4:

               No seas inocente. La mayoría de la gente que termina teniendo un lío no quería tenerlo; la infidelidad empieza como una relación inocente que cruza la línea de la fidelidad.

Precaución 5:

               Aumenta tu inversión en el hogar. Los Matrimonios fuertes se consiguen pasando tiempo juntos. Planea citas con tu pareja y haz que pasar tiempo juntos sea una prioridad.

Precaución 6:

               Presta atención a lo que piensas. No solo pienses en los fallos de tu cónyuge, pues cualquier otra persona te podrá parecer mejor. Haz una lista por escrito de los puntos fuertes que te atrajeron de tu pareja. Aumenta el animar y apoyar y disminuye las críticas.

Precaución 7:

               No juegues a comparar. Todos tenemos malas costumbres, manías y errores. Es muy tramposo comparar a tu Cónyuge con un nuevo conocido, a este recién llegado no lo vemos en el mundo real, compartiendo techo todos los dias o cuidando niños a las 3 de la mañana.

Precaución 8:

Busca ayuda. Es un signo de fortaleza, no de debilidad. Esto te dispone  a presentar batalla, es un primer paso de fuerza. Un terapeuta familiar cristiano o un buen consejero, te darán una perspectiva valiosa para establecer estrategias para proteger tu Matrimonio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.