Ídolos y Desviaciones

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

–La Lujuria y los placeres son los ídolos del sexo desorientado, el ídolo que destruye la unión familiar, el ídolo de la pasión que engaña al Hombre y a la Mujer, el ídolo que deja los niños desamparados, el ídolo que destruye el Verdadero Amor y que se resiste a servir a una comunidad. El deseo desordenado del placer sexual se llama Lujuria.

Pero hay católicos que consideran a la Iglesia como una aguafiestas a quien hay que dar de lado para poder pasar la Vida más divertida; y así están haciéndole el juego al maligno para que sea él quien domine en el mundo.

Muchos fracasos Matrimoniales, muchos Matrimonios desgraciados se deben a haber tenido un falso concepto del Amor.

El cine, las novelas, las canciones de la radio, el internet, las revistas y los seriales están llenos de ideas desviadas sobre el Amor. Mal empleadas generan desviaciones y degradaciones. Las Clasificaciones para saber a qué edad se pueden ver tienen trampa, son falsas.

Quien bebe en esas fuentes, es natural que sienta los efectos del veneno.

Job hizo “pacto con sus ojos” (Job 31:1). Se comprometió a no mirar (o pensar) en otra Mujer, con malas intenciones. Para proteger tu Matrimonio, debes proteger tus ojos. Si lo ves en televisión, cambia el canal. Si lo ves en una revista, da vuelta la página. Si aparece en tu computadora, rápidamente bórralo. De nuevo, guarda tus ojos y tu mente, y guardarás tu corazón. Puedes llegar a pensar que puedes manejar el asunto, pero estás equivocado. Dios nos da una sola respuesta: – HUYE – “huye de las pasiones juveniles” (2 Timoteo 2:22).

Algunas prácticas que destruyen la sexualidad y a la persona y van en contra del plan divino son: las relaciones fuera del Matrimonio, la prostitución, la masturbación, la pornografía, el adulterio, la homosexualidad.

Teniendo serias repercusiones como hogares desintegrados, desequilibrios psicológicos, enfermedades venéreas, madres solteras, promiscuidad.

Los “deseos de la carne” son una de las tentaciones más fuertes del Hombre, y el maligno las usará para destruir tu Matrimonio. No digas que no te puede suceder a ti. Lee la historia de David, Salomón y otros. El Esposo debe guardar su corazón y su mente en estos asuntos. El Hombre debe tratar a las Mujeres con pureza (I Timoteo 5:2). El trato y proceso de pensamiento sobre las Mujeres debe ser cuidadoso. Debe evitar cualquier pensamiento o actividad sexual fuera del Matrimonio (Efesios 5:3-4 y Hebreos 13:4).

La Promiscuidad es el riesgo de la degradación extrema. En el extremo llevará a la persona a hacer cosas aberrantes como volverse homosexual promiscuo y/o tener relaciones con animales. Desafortunadamente hemos sido testigos de varios casos de este tipo que terminan extremamente.

Entender las verdades de la fe no es fácil y menos cuando decidimos buscar una felicidad falsa y egoísta queriendo ir contra la voluntad de Dios faltando a su Palabra y a sus mandamientos, al dar rienda suelta a nuestras pasiones desordenadas y al dejarnos guiar solo por el deseo, la pasión y el querer, confundiendo todo esto con el Verdadero Amor.

Por eso vale tan poco enamorarse del cuerpo, que es Amor sexual. Y en cambio, hay tantas garantías de éxito en el Amor del alma, que es espiritual.

 “Sé es rico en la medida en que uno puede prescindir de lo material”.

Serás uno de los hombres más ricos de la Tierra, si:

-Conservas y amas a una Familia maravillosa

-Cuidas tu Vida, que es un don grandioso.

-Cuidas tu Salud, que después de la Vida, es el mejor don que hay.

-Obtienes un techo para subsistir, aunque material pero necesario.

-Consigues un trabajo que te permita solventar tus compromisos.

-Tienes a Dios en tu Vida y la certeza de que nunca te abandonará.

-Tienes una fe ciega de que Él es nuestro Señor y Salvador.

-Tienes un deseo ciego de trascender como ser humano comprometido.

«Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *