¿Por qué tus hijos hacen lo que hacen?

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

1.- PORQUE TU LOS DEJAS.

Hacen lo que hacen porque tú se los permites, los hijos se convierten en lo que son, porque sus Padres lo permiten, así de sencillo. Tus hijos son producto de tu manera de educarlo.

2.- NO HAY CONSECUENCIAS DEL MAL COMPORTAMIENTO.

Los Padres dejan hacer a sus hijos lo que quieran, con muy poca información de lo que es aceptable y lo que no lo es. No cumplimos la promesa de las consecuencias advertidas.

3.- TU LES DICES A TUS HJOS QUE SON ESPECIALES.

Si tú le dices a tus hijos que son especiales muy constantemente, los perjudicas más que ayudarlos, Tu hijo es especial para ti y solo para ti, no lo es para nadie más. En el mundo real, tu hija no es una princesa, ni tu hijo un príncipe, solo es un niño más.

4.- TU HACES QUE TUS HIJOS SEAN LA COSA MAS IMPORTANTE EN TU VIDA.

Si todo tu tiempo y energía lo gastas únicamente en tus hijos, cuando ellos se vayan tu no tendrás la certeza de que tu compañero(a) estará contigo; esa es una de las razones porque hay divorcios luego de que los hijos se van, pues era la única cosa en común que tenían, y nunca trataron de alimentar el Amor marital como lazo de unión.

5.- FALLAMOS AL ENSEÑARLES LA DIFERENCIA ENTRE DERECHOS Y PRIVILEGIOS.

Los privilegios son concesiones ganadas por una acción determinada. Aunque te sobre el dinero para complacer a tu hijo, tienes que enseñarle que las cosas que le gustan cuestan y hay que pagar un precio por ellas, incluso estas cosas te ayudarán en la negociación de actitudes y comportamientos.

6.- TRABAJAS EN EL AUTOESTIMA DE TU HIJO.

Tu no le puedes proporcionar una valoración positiva de él mismo, confundimos el animarlos y apoyarlos con aumentar su autoestima. La realidad es que «si tiene éxito en todo, aumentará su autoestima». Así que si quieres que tengan autoestima alta, enséñale a alcanzar sus éxitos.

En el pasado cuando éramos unos niños, en la casa nos enseñaron 3 cosas:

Regla N° 1: En esta casa hay reglas.

Regla N° 2: En esta casa se debe respetar a Papá y Mamá.

Regla N° 3: En esta casa las reglas se respetan. No ser insolente.

El mal del mundo es la insolencia. Nadie en ningún lado respeta las reglas. La insolencia está compuesta de petulancia, descaro y desvergüenza.

La insolencia hace un culto de cuatro principios:

1.- Pretender saberlo todo.

2.- Tener razón hasta morir.

3.- No escuchar.

4.- Tú me importas, sólo si me sirves.

Primeros hábitos para combatir la insolencia:

1.- No tire papeles en la calle.

2.- Si eres peatón, cruce por donde corresponde y respete los semáforos.

3.- Si es un automovilista, respete los semáforos y respete los derechos del peatón.

4.- Si saca a pasear a su perro, levante los desperdicios.

Todo esto parece muy tonto, pero no lo crea, es el único modo de comenzar a desprendernos de nuestra proverbial INSOLENCIA.

O aprendes a cargar con la disciplina o cargarás siempre con el arrepentimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.