Preparación para el Matrimonio

Preparación Matrimonial.

Catecismo de la Iglesia Católica, #1603, 1604

“La vocación al Matrimonio se inscribe en la naturaleza misma del Hombre y de la Mujer, según salieron de la mano del Creador. El Matrimonio no es una institución puramente humana… Dios que ha creado al Hombre por Amor, lo ha llamado también al Amor, vocación fundamental e innata de todo ser humano. Porque el Hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios que es Amor.”

Catecismo de la Iglesia Católica, #1632

“Para que el ´Sí´ de los Esposos sea un acto libre y responsable, y para que la Alianza Matrimonial tenga fundamentos humanos y cristianos, sólidos y estables, la Preparación para el Matrimonio es de primera importancia:

-El ejemplo y la enseñanza dados por los Padres y por las Familias son el camino privilegiado de esta preparación.

-El papel de los pastores y la comunidad cristiana como ´Familia de Dios´es indispensable para la transmisión de los valores humanos y cristianos del Matrimonio y de la Familia, y esto con mayor razón en nuestra época en la que muchos jóvenes conocen la experiencia de hogares rotos que ya no aseguran suficientemente esta iniciación.

-Los jóvenes deben ser instruidos adecuada y oportunamente sobre la dignidad, tareas y ejercicio del Amor Conyugal, sobretodo en el seno de la misma Familia, para que, educados en el cultivo de la castidad, puedan pasar a la edad conveniente, de un honesto Noviazgo, al Matrimonio»

¡Felicidades por su compromiso! La vocación al Amor Matrimonial es hermosa y desafiante y merece preparación especial.

Su Matrimonio no solo transformará sus destinos, también tendrá efectos duraderos en muchos otros y en generaciones sucesivas.

Como dijera el Santo Padre Juan Pablo II:

“¡El futuro de la humanidad se fragua en la Familia!”

¡Buena suerte a todos en los días, semanas y meses próximos y que Dios les bendiga mientras se preparan para su futura Vida juntos!